Mostrando las entradas con la etiqueta historia. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta historia. Mostrar todas las entradas

sábado, 19 de julio de 2014

El caballo criollo



Por Francisco Solano Giménez
(Sauce de Luna, Entre Ríos)


Los españoles introdujeron en el actual territorio argentino, los primeros yeguarizos, los que con el paso del tiempo y las aguadas y buenas pasturas naturales, se reprodujeron rápidamente multiplicándose por miles. Luego, como todos sabemos, los padrillos o sea los machos adultos, se apartaron cada uno con un lote o tropilla de hembras, a las que las ganaban peleando con otros machos. El que ganaba la pelea se llevaba la manada y así sucesivamente se fueron haciendo distintas manadas o tropillas. Luego, como habían demasiados en la provincia de Buenos Aires, se comenzaron a expandir a otras provincias, cruzando el río y así surgieron nuestros caballos en Entre Ríos.

Los aborígenes primero sólo los comían, luego vieron de a caballo a los españoles y que les ganaban las guerras a los aborígenes de a pie. Se dieron cuenta que montados a caballo sería una guerra pareja y con posibilidades de vencer a los extranjeros invasores de sus tierras, porque ellos, los aborígenes, eran dueños de la tierra. Pero tropezaron con que, como ellos habían nacido y crecido a pie, se les hizo difícil amansar potros, ya que los boleaban, los tenían entre varios, pero cuando montaban y en pelo, más demoraban en soltarlo que en caer a tierra y les fue al principio imposible domesticar a los equinos. Fue entonces que utilizando su astucia los aborígenes o indios subieron arriba de las copas de los árboles que había en las orillas de los arroyos o ríos; echaban entonces las caballadas arreándolas de a pie entre todos y las hacían tirar al agua. Y allí desde arriba de los árboles, los indígenas saltaban sobre los potros impidiéndoles entre todos que salieran del agua, y como todos sabemos que el animal yeguarizo dentro del agua no corcovea dado a que con sus patas tiene que nadar, allí rigoreaban al potro hasta que no bellaqueaba más. Entonces lo dejaban salir del agua tomándolo entre muchos y atándole guascas y sujetándolo a un árbol. Así comenzó la doma de potros de los indios porque no sabían andar a caballo. Al poco tiempo se hicieron diestros jinetes, tal fue que después fueron más jinetes que el español y el criollo. Manejaron y adiestraron también al montado que, guerrero de a caballo, era poco menos que invencible, y como manejaban tan eficazmente las boleadoras y lanzas, les ganaban las batallas a sus enemigos.

Con el paso del tiempo, el caballo ya amansado, de andar, se lo llamó "montado" o "flete". Esta última palabra que parece tan criolla, viene de voz marina, viene de "flota", ya que los conquistadores a sus carabelas les llamaron "flota" o "flotas". Fue entonces que a su medio de movilidad por tierra le llamaron "flete", de allí hasta nuestros días, le decimos "fletes" a los yeguarizos montados de andar. Así arraigado al criollo con los años, y por ser masculino su nombre, se lo llamó FLETE, y el gaucho suele decir "voy a montar a mi flete", refiriéndose a su montado.


Flete criollo y genuino
en todo fuiste un ejemplo,
se te debe un monumento
en cada pueblo argentino;
has cumplido tu destino
con valor y lealtad,
nos diste la libertad
en todo este continente;
y hoy te prohíbe en la ciudad
la ingratitud de la gente.


Flete indio, que en malones
arrasaste las ciudades
no te pararon zanjones
dejando ranchos quemados,
caracoleando cargado,
prendas y chinas en ancas
en alocada carrera;
fuiste una furia en la Pampa
en la huída malonera.


Voy a evocarte mi flete
durante toda mi vida,
el indio fue gran jinete
y en ancas robó cautivas.
Desde la civilización
a las mismas tolderías
la mujer blanca sufría
el maltrato de las chinas
Cafulcurá cabalgaría
desde Chile a la Argentina.


Caballo criollo en las yerras
enlazando novilladas,
amalhaya tu suerte perra
siempre andás a las cinchadas;
al tranco lento en tropeadas
o en el tropel del malón.
Si sos puro corazón
a tu amo fiel y sincero
por ver grande mi Nación
libre la hiciste primero.


En yerras de rinconadas
había que andar bien montado,
pa' correr un rezagado
apartao de la manada;
gente campera acostumbrada
a no errar tiro de lazo
y no saber del fracaso
si bien montado se encuentra
y siempre saldrá del paso
si en el desierto se adentra.


Yo conocí en este pago
fletes de no creer,
eran como un halago
de atropellar y correr,
se sentía un gran placer
el pegar una pechada,
al toro más cabortero
pegársele a la paleta
o esquivar una cornada
haciéndole una gambeta.


Yo he visto caballos flores
bien domados en la boca
en rodeos hacer primores,
obedeciendo a quien lo toca
sentándose en los garrones.
Yo vi correr cimarrones,
bolearlos bajo el pescuezo
juntándoles las dos manos;
muy camperos los paisanos
a pesar de este progreso.


Yo vi correr en los montes
a toda velocidad
y galopar sin aprontes
en la inmensa oscuridad,
pelar el freno ahí nomás,
tirarse y cruzar un río
nadando como el que más
bandear Gualeguay crecido.
Eran gauchos por demás
de mis pagos de Entre Ríos.

Fuente:
Revista "Cuando el Pago se hace Canto" - Edición Nro. 31. Pags. 57-58. Año 2011. Publicación anual de la Fiesta Provincial "Cuando el Pago se hace Canto", La Paz, Entre Ríos.

domingo, 17 de enero de 2010

Carta a Tarragó Ros fechada en enero de 1941


Hola Pablo.
Tal como te había comentado, aquí te envío la fotocopia de esta histórica carta a Tarragó Ros. La historia es así: cuando se estuvo organizando el Museo "Tarragó Ros" en Curuzú Cuatiá, del interior de una vieja revista cayó una vieja y amarillenta carta de un amor juvenil de Tarragó. Alguien tuvo la virtud de juntarla, guardarla y fotocopiarla. Es del 1ro. de enero de 1941 y la firma una tal Margoth (nota del blog: Tarragó Ros contaba en ese entonces con 17 años). Me encantaría que la pongas en la página porque me parece algo hermoso para el recuerdo de "El Rey del Chamamé" en sus juveniles años.
Un abrazo
Pedro Larroque
"La Hora del Chamamé"

La transcripción es la siguiente (se han corregido la ortografía de algunas palabras y la redacción en ciertas partes de la carta):



Curuzú Cuatiá, jueves 1 de enero de 1941
Señor Tarragó Ros
Mi adorado Tarra
:
Ante todo, Feliz Año Nuevo! Como expresión fiel de mi cariño te mando esas humildes flores, que por hoy, es lo único que puedo ofrecerte.
Elegí jazmines, por que tienen un perfume suave como el amor que me ofreciste; dalias rojas ardientes, por que así es el sentimiento que vos me inspiraste.

Te quiero mi vida y mi único deseo es poder mirarte siempre en tus queridos ojos, oir siempre tu voz que suena a música en mis oídos y sentirte siempre a mi lado porque solo así yo concibo la felicidad.

Tuya para siempre

Margoth


No olviden de visitar "Tarragoseando", el blog más tarragosero de la web.
..

viernes, 8 de mayo de 2009

El significado de "Panza verde" y "Tagüé"



Hola a todos.
Muchas veces leí y escuché decir "panza verde"..."tagüé"...
Contrariamente a lo que se cree, "panza verde" no se refiere a que los entrerrianos somos grandes tomadores de mate (como nuestros vecinos los uruguayos).
Por otra parte, nuestros vecinos del norte, los correntinos, nos dicen "tagüé...¿pero qué significan realmente estos términos?.

Las respuestas, en este artículo publicado en la Revista "Cuando el Pago se hace Canto".
Muchas gracias "Mange"!

Pablo


Esta noche que hay baile
en el rancho e' la Cambicha
chamamé de sobrepaso
tangueadito bailaré...
Chamamé milongueado
al estilo oriental
troteando despacito
como bailan los tagüé...

"El rancho e' la Cambicha"
de Mario Millán Medina
(fragmento)

Si me llaman "panza verde"
y hasta me dicen "tagüé",
es porque soy entrerriano
en donde quiera que esté.


Coplas anónimas.

"Panza verde"

Así le decían a los soldados del General Justo José de Urquiza, gobernador de Entre Ríos, cuyo uniforme del color rojo era similar al de los federales del Brigadier don Juan Manuel de Rosas, gobernador de Buenos Aires. Sólo lo diferenciaba una pechera blanca prendida al uniforme desde la cintura hasta el cuello, que al arrastrarse entre los yuyos y pastos se teñía de verde, de ahí que los soldados del bando contrario solían llamarlos "panza verde".

"Tagüé"

Este apodo tiene relación con otro hecho histórico: la "Batalla de Caá Guazú", librada el 28 de noviembre de 1841, entre el ejército entrerriano, comandado por el General Pascual Echagüe, y el correntino comandado por el General José María Paz. En aquel tiempo se usaban los trabucos cargados con pólvora por adelante, es decir, por la boca del cañón del arma, y como proyectiles se utilizaban perdigotes (bolitas de plomo). Al disparar los proyectiles, algunos hacían impacto en el pecho y en la cara de los soldados entrerrianos, pero debido a la larga y espesa barba, los proyectiles no penetraban profundamente y no causaban mayores daños. Eso sí...quedaban ensagrentados a causa de los impactos. De ahí viene el apodo de "entrerriano tagüé", que traducido del idioma guaraní, quiere decir "entrerriano pelo duro". Sucedió este hecho a orillas del Arroyo Caá Guazú, en la batalla del mismo nombre, provincia de Corrientes.


Más información: Batalla de Caaguazú


Autor del artículo: Roque Casals (Santa Elena, Entre Ríos).

Extraído de la Revista "Cuando el Pago se hace Canto" - Edición Nro. 26. Pag. 6. 2006.
Publicación anual de la Fiesta Provincial "Cuando el Pago se hace Canto", La Paz, Entre Ríos.

Editor responsable: Centro Cultural "Cuando el Pago se hace Canto".
Coordinación General: Carlos "Mange" Casís, Italia 1395, La Paz (3190) Entre Ríos, Argentina.

E-mail: carlosmangecasis@hotmail.com

domingo, 15 de junio de 2008

Instrumentos musicales del chamamé - Cronología

Amigos:
Encontré esta interesante información en una monografía en la web. Me pareció muy oportuna por lo menos para mí.
Pablo

GUITARRA. Fue popular entre la población criolla desde los tiempos coloniales. El dúo Jiménez-Pucheta la utilizó en sus primeras grabaciones discográficas de 1927.

ARPA. Instrumento criollo colonial. Desde 1930 Félix Pérez Cardozo desarrolló sus posibilidades interpretativas.

VERDULERA. Arribó al litoral a mediados del siglo pasado con la inmigración centroeuropea. Su generalización entre músicos profesionales comenzó con Marcos Ramírez en 1936.

MANDOLÍN. Popular desde principios de siglo el primero en grabar discos utilizándolo fue Emilio Chamorro en 1940.

VIOLÍN. Fue popular desde principios de siglo. Samuel Aguayo lo incorporó a su orquesta en 1930.

ARMÓNICA. Gozó de cierta popularidad desde principios de siglo. Hugo Díaz incorporó a su repertorio nativista, que incluía temas litoraleños.

FLAUTA. La incorporó a su orquesta Samuel Aguayo en 1930.

CLARINETE. Tras su incorporación por Samuel Aguayo, fue Valentín Escobar desde 1935 quien se perfiló como uno de sus destacados ejecutantes.

CONTRABAJO. Desde 1930 la orquesta de Samuel Aguayo contó con un contrabajista. Pero fue recién a partir de 1942 con su adopción por parte de Ernesto Montiel, que su uso se generalizó.

PIANO. Su inclusión—no muy frecuente—en conjuntos litoraleños comenzó en 1930 con Samuel Aguayo.

BANDONEÓN. Tras su auge tanguero, fue el maestro Herminio Jiménez el primero en ejecutar con este instrumento música correntina, en 1930.

BATERÍA. Herminio Jiménez incluyó bateristas en sus orquestas desde 1935.

ACORDEÓN DE TRES HILERAS. Lo adoptó Marcos Ramírez en 1938.

ACORDEÓN A PIANO. Su auge comenzó en 1940 con Feliciano Brunelli, quien incluyó chamamés dentro de su repertorio "característico".

GUITARRÓN. El primero en utilizarlo en actuaciones públicas fue Roberto Galarza en 1958.

GUITARRA ELÉCTRICA. El primero en utilizarla profesionalmente fue Bartolomé Palermo, en 1959.

ACORDEÓN CROMÁTICO A BOTONERA. Variedad de los instrumentos de fuelle cuyo primer impulsor fue el eximio Raúl Barboza desde 1959.

VIOLONCELLO. El primero en utilizarlo fue Ramón Solans, hacia 1960.

TECLADOS. De incorporaron al sonido chamamecero con las experimentaciones tímbricas de "Pocho" Roca en 1972.

SINTETIZADOR. Rodolfo Regúnaga comenzó a utilizarlo en 1976.

REQUINTO. Cordófono que en 1980 introdujo en el chamamé Juan Saccú.

BAJO ELÉCTRICO. Incorporado por Antonio Tarragó Ros en 1981.

SAXO. En 1982 Tarragó Ros lo incluyó en su conjunto.

TUMBADORAS. Las adoptó el conjunto "Los Caú" en su variedad de "chamamé tropical" en 1982.

RASPADOR. Incluido por "Los caú" en 1982.

CHARANGO. Lo incluyó en sus grabaciones de 1985 el conjunto "Los Aguará".

GUITARRA DE DOCE CUERDAS. La adoptó desde 1990 Ramón Ayala para sus interpretaciones como solista.

CAJÓN PERUANO. Lo incluyó entre sus instrumentos acompañantes el "Chango" Spasiuk en 1996.

Fuente: http://www.monografias.com/trabajos55/origenes-chamame/origenes-chamame2.shtml

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...