Mostrando las entradas con la etiqueta Linares Cardozo. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Linares Cardozo. Mostrar todas las entradas

domingo, 31 de enero de 2016

Historiando cantares - La lindera

Hola amigos.
En el día de hoy les traigo la historia de la muy conocida y famosa chamarrita "La lindera", obra magistral del músico, compositor, poeta, pintor y educador entrerriano oriundo de La Paz, Rubén Manuel Martínez Solís (1920-1996) y conocido artísticamente como "Linares Cardozo". Es considerado como el "padre" del folklore entrerriano y en su memoria, cada 29 de octubre (fecha de su nacimiento) se celebra el "Día de la Chamarrita Entrerriana".
Como base bibliográfica se tomó el libro "Linares y yo", editado por Néstor Cuestas en el año 1996.
Será hasta la próxima.
Pablo


Don Linares Cardozo

(fotografía del blog "Don Linares Cardozo")


Según algunos investigadores, como el historiador y antropólogo uruguayo de origen portugués Fernando Octavio Assunção (1931-2006), la chamarrita tiene una larga trayectoria que comienza en las islas Azores y desde allí a través de la inmigración portuguesa llega a Río Grande do Sul, en Brasil. Ella consistía en una danza muy popular entre los azorianos y esta misma trascendencia tuvo luego en la nueva tierra. Desde el sur de Brasil no hubo obstáculos para que la chamarrita llegara a la República Oriental del Uruguay y a las provincias argentinas de Corrientes y Entre Ríos, donde se queda y es rescatada por Linares Cardozo.

Don Linares recuerda, en una de sus conversaciones, que en su adolescencia y en oportunidad de andar tropeando, se cruzan con otra tropilla grande que iba a Santa Elena (departamento La Paz). Lloviznaba y uno de troperos, debajo del poncho, tocaba el acordeón. El capataz le dijo: "Mire bien...escuche a ese hombre que está tocando una chamarra...". Esta experiencia se le grabó para toda la vida, tanto es así, que llegó a tomar como seudónimo el nombre de aquel capataz: "Linares Cardozo".


La estampa de un gaucho entrerriano: el verdadero Linares Cardozo
(fotografía del libro "Linares y yo")

Su convivencia en el límite entre Entre Ríos y Corrientes hace que descubra una chamarrita correntina y una entrerriana: "La lindera", compuesta por este autor en la década del '50 y que hace referencia a ese linde o límite marcado por el río Guayquiraró. Este río que nace en el departamento Curuzú Cuatiá de la provincia de Corrientes, pertenece a la cuenca hidrográfica del río Paraná, recorre unos 158 km y sirve de límite a las provincias de Corrientes y Entre Ríos. 

En el año 1977, el sello Microfón edita el 5to. disco de "Los Hermanos Cuestas" titulado "Invitación al vuelo" y que es un homenaje a don Linares Cardozo. Uno de los temas fue precisamente "La lindera" que fue interpretada por orquesta, "Las Voces de Entre Ríos" y "Los Taiperos", participando el mismo Linares Cardozo en unas coplas al inicio.

Carlos "Mange" Casís, investigador, radiodifusor e impulsor de la fiesta "Cuando el Pago se hace Canto" de La Paz hace también su aporte. "Intencionadamente don Linares Cardozo hace una separación de la chamarrita entrerriana y la correntina, cuando dice: "anteayer fin de semana/ estuve en las cuatro esquinas/ bailando la chamarrita/ Chamarrita correntina", pero luego agrega: "Le dije mi palomita/ a una moza de ojos vivos/ bailemos la Chamarrita/ Chamarrita de Entre Ríos". Y agrega "...Nuestra chamarrita entrerriana, como nos enseñó don Linares, es arpegiada, no es rasgueada. Y así la tocan nuestros intérpretes. Al pasar puedo nombrar a Roque Mario Erazum, Ariel Maidana, Omar Morel, Hernán Rondán, Hugo Duraszcek, Fabián Casal, el dúo Calandria, Miguel Ramírez, entre otros." Finalmente, acota..."don Tarragó creó e interpretó chamarritas llamadas "correntinas", como ser "Amanecer argentino", "A bailar chamarrita", "Chamarrita pa' Victoria", entre otras."

LA LINDERA - chamarrita

Letra y música: Linares Cardozo

Anteayer fin de semana
estuve en las cuatro esquinas
bailando la chamarrita,
chamarrita correntina.

Cerquita’el Guayquiraró
por el Paso Yacaré,
escuché la chamarrita
y ahí nomás me entreveré.

Le dije “mi palomita”
a una moza de ojos vivos
bailemos la chamarrita,
chamarrita de Entre Ríos.

Chamarrita, chamarrita,
chamarrita ‘e Las Estacas
la bailo con mi guainita
porque es livianita y flaca.

La chamarrita lindera,
pagos del Mocoretá,
se baila media cansada
como el trote de aguará.

Cuando llueve en Entre Ríos
el buen gaucho se sosiega
deja el trabajo y al rancho
como el peludo a su cueva.

La prienda le está esperando
con sabrosas tortas fritas
matecitos con guitarra
y una linda chamarrita.

Por los pagos de Montiel
pisoteando el mío-mío
encontré la chamarrita, 

chamarrita de Entre Ríos.






Fuentes:
-Blog "Don Linares Cardozo" (http://donlinarescardozo.blogspot.com.ar).
-Cuestas, N.E. 1996. Linares Cardozo y yo. Editorial IGA. 71 p.
-Carlos "Mange" Casís. Comunicación personal (domingo, 31 de enero de 2016).

viernes, 8 de noviembre de 2013

Cuando el Pago se hace Canto - Historias y Canciones



Hola a todos. 
Mi amigo comprovinciano Carlos "Mange" Casís tuvo la gentileza de acercarme este disco que es una reliquia histórica-cultural. Podrán Uds. oír las voces de grandes maestros que ya no están entre nosotros: Francisco "Pancho" Casís, Roberto Galarza, Cacho Saucedo, Linares Cardozo... 

Son entrevistas realizadas por el mismo "Mange", matizados con temas musicales interpretados por los entrevistados y, en algunos casos, por otros conjuntos.
Una vez más, muchísimas gracias "Mange"! Un gran abrazo entrerriano.
Hasta la próxima.
Pablo


Carlos "Mange" Casís conduce el programa "ESTAMPAS PROVINCIANAS" desde La Paz (Entre Ríos). Se transmite por internet en FOLKLOREANDO FM STEREO (Sábados de 12:00 a 14:00 y Miércoles de 10:00 a 12:00).

01. FRANCISCO CASIS - "El beso aquel" - La Paz - Julio 1987. Canta: Julio Luján (17/05/1955).

02. ROBERTO GALARZA - "Volver en guitarra" - Corrientes - Abril 2001. Canta: Cacho Saucedo en "Cuando el pago se hace canto" - Enero 1999.
03. CACHO GONZALEZ VEDOYA - "Por Santa Rosa me voy al río" - Corrientes - Marzo 1999. Canta: Quique Sorribes (Curuzú Cuatiá).
04. HECTOR BELAUSTEGUI - "Corrientes cambá" - Corrientes - Abril 1998.
05. CACHO SAUCEDO - "Jefe Moreno" - Corrientes - Abril 2001. Interpreta: Cuarteto Santa Ana de Ernesto Montiel.
06. HECTOR BALLARIO - "La tordilla porá" - San Justo (Santa Fe). Marzo 2002. Interpreta: Conjunto Furlán-Herrera.
07. FRANCISCO CASIS - "La clavija" - La Paz - Julio 1987. Interpreta: Orquesta de Armando Nelli.
08. ROBERTO GALARZA - "De par en par" - Corrientes - Mayo 1998.
09. LINARES CARDOZO - "Desprendimiento" - Concepción del Uruguay - Diciembre 2004. Canta "Canto a La Paz de Entre Ríos" (Linares Cardozo).
10. ARIEL PETROCELLI - "El antigal" - Buenos Aires - Agosto 2001.
11. CACHO SAUCEDO - "Cuando me vaya" - Corrientes - Noviembre 2000.
12. JUAN CARLOS JENSEN - "La Paz no tiene precio". Escenario "Cuando el Pago se hace Canto" - Enero 2003.


Notas, idea y realización:
Carlos "Mange" Casís 
Cel. 03437-15607443 
La Paz, Entre Ríos, Argentina.

Material de Difusión Gratuita 
Centro Cultural "Cuando el Pago se hace Canto"
La Paz, Entre Ríos, Argentina.

DESCARGAR

sábado, 14 de septiembre de 2013

Cuando el Pago se hace Canto - Testimonios Vol. 1


Hola a todos.
Entregamos "Testimonios Vol. 1" de la fiesta "Cuando el Pago se hace Canto" que se realiza en enero de cada año en la ciudad entrerriana de La Paz.

Muchas gracias "Mange" Casís.
carlosmangecasis@hotmail.com

En el canal pablodanve3 de Youtube podrán ver videos testimoniales sobre la fiesta "Cuando el Pago se hace Canto".
Hasta cualquier momento.

Pablo


01. LINARES CARDOZO. Nota realizada por Carlos "Mange" Casís (año 1990). 02:45
02. CHAMARRITA ENTRERRIANA - chamarrita (Linares Cardozo). LINARES CARDOZO. 03:45
03. RAMÓN AYALA. a) Nota realizada por Carlos "Mange" Casís (año 2008). b) EL COSECHERO - rasguido doble (Ramón Ayala). 06:18
04. LA PAZ NO TIENE PRECIO (poema de Juan Carlos Jensen). Recita: JUAN CARLOS JENSEN (año 2003). Fondo musical: CUANDO EL PAGO SE HACE CANTO (Francisco Casís). Interpretan: Julio Lorman (bandoneón) y Roberto Galarza (guitarra). 05:01
05. CUANDO EL PAGO SE HACE CANTO - chamamé (Francisco Casís). Interpreta: LUIS BERTOLOTTI y su conjunto. 04:20
06. MARTÍN ALDEANO. a) Nota realizada por "Tony" Maldonado (año 2002). b) ENERO EN LA PAZ - chamamé (Roberto Galarza - Ciprián Hernández). Canta: "Marito" Suárez. Bandoneón: Julio Lorman. Guitarras: Ramón "Coco" Jalil, Marcos "Chavo" Núñez y dúo Luis López-Norberto Sotelo. 10:52
07. LINARES CARDOZO. Coplas (año 1998). 01:15
08. MARIO ALARCÓN MUÑIZ. Presentación "Cuando el Pago se hace Canto". 04:19
09. JULIO LORMAN. Nota realizada por Carlos "Mange" Casís (año 1998). 03:04
10. OSVALDO FORNASARI. Nota realizada por Carlos "Mange" Casís (año 1998). 05:36
11. ENERO EN LA PAZ - chamamé (Ciprián Hernández - Roberto Galarza). Interpretan: Roberto Galarza (guitarra) y Julio Lorman (bandoneón). Grabación casera (año 2002). 03:16

DESCARGAR

lunes, 12 de septiembre de 2011

Historiando cantares - Chamarrita del chupín

Hola a todos.
Todos los años, en la ciudad entrerriana de Diamante se realiza la "Fiesta Nacional del Chupín" que tuvo sus orígenes en "El Rancho de Los Hermanos Cuestas" allá por el 2006, en los festejos de Semana Santa. Este es un encuentro del folklore entrerriano en el que se brinda homenaje a un plato típico elaborado con pescado en una olla negra y que tiene su origen en el "ciuppin" genovés: el "chupín".
Esta comida también se la elabora en varios países de esta parte del continente como ser en Paraguay, Uruguay, Perú y Chile y empleando otros pescados, tanto de río como de mar.
Don Linares Cardozo compuso la "Chamarrita del chupín" siendo grabada y ampliamente difundida por "Los Hermanos Cuestas" (álbum "Canto a Entre Ríos" del año 1974).
El siguiente es un texto extraído del libro de Néstor Cuestas titulado "Linares Cardozo y yo" y en donde se explica brevemente cómo se hace este exquisito plato.
Una receta bien detallada puede encontrarse en el sitio "Pescadores del Paraná".
Hasta la próxima.
Pablo




Por Néstor Cuestas

El maestro Linares Cardozo era profesor de filosofía y más que nadie conocía al hombre y a la mujer entrerrianos. Sabía interpretar fielmente la "entrerrianía" en todas sus expresiones, hasta en la comida, como lo dice en esta magnífica obra, donde aparece la chamarrita personificada enseñándole la receta para preparar el "chupín", plato típico de nuestra provincia. Se hace con un pez llamado "armado", "armau" o "armado chancho" (Nota: llamado así por el sonido que emite al sacarlo del agua), que no tiene escamas sino cuero. Este animal tiene como oficio recolectar basura, ya que "limpia" el lecho del río o de los arroyos. En la receta dada por la chamarrita, aconseja "hamacar" a la "morocha", a la que también llama "negra de tres patas", refiriéndose a la olla en donde se hace la preparación. El "chupín" no se revuelve porque las postas se deshacen, se hace girar la olla a la derecha y a la izquierda para que no se pegue la comida en el fondo.





CHAMARRITA DEL CHUPÍN

Letra y música: Linares Cardozo


Me fui para "La Juanita" (1)
donde se pesca el dorau
y encontré la chamarrita
sacando el cuero a un armau.

"Pucha con la montielera",
le dije en tono burlón,
"...yo me la hacía churrasquera
y no con un cascarón".

La chamarrita me dijo:
"qué sabés de este trajín...
cerrá el pico y aprendé
cómo se hace un buen chupín".

"En una negra de tres patas
todo en frío prepará
con rebanadas de papas
y postas con mucha sal".

"Llenalas de camaditas
cubrí con agua y tapá
y en un fogón barranquero
la morocha acomodá".

"El fuego sin apurar...
en cuantito dé un hervor
un vaso de tintó echás
y hamacala con amor".

"Ya listo a cada bocao
un traguito le has de echar
porque el pescau necesita
mucha agua pa' navegar".

"¡Chas gracias ña chamarrita!"
le dije al ponerle fin,
se las paso a los puebleros
por si gustan de un chupín.


(1) Paraje situado en el departamento Diamante, Entre Ríos, sobre la costa del río Paraná.


 
Fuente:
Cuestas, N.E. 1996. Linares Cardozo y yo. Editorial IGA. 71 p.

martes, 6 de septiembre de 2011

Historiando cantares - Lázaro Blanco

Hola a todos.
El profesor Rubén Manuel Martínez Solís (1920-1996), más conocido artísticamente como "Linares Cardozo" fue un conocido músico, compositor, poeta, pintor y educador entrerriano nacido en ciudad de La Paz. Realizó una notable obra de preservación del folklore entrerriano, en especial de la chamarrita, además de aportar sus propias obras al cancionero folklórico, como la conocida "Canción de cuna costera" y "Soy entrerriano", considerado el himno de la provincia de Entre Ríos. Se ha dicho que la chamarrita como estilo musical hubiera desaparecido de no ser por la obra de don Linares Cardozo.
En el año 1974, Los Hermanos Cuestas -acompañados por la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos y el Coro de la Asociación Verdiana- lanzaron su álbum "Canto a Entre Ríos" enteramente dedicado a la obra de don Linares, con 12 temas de su autoría. El éxito de este disco hizo famoso a Linares Cardozo a nivel nacional e internacional.
Uno de los temas que él compuso fue "Lázaro Blanco", un homenaje al chasqui de San José de Feliciano que murió un 7 de septiembre de 1886 a los 22 años, alcanzado por un rayo en una tormenta y que hoy es una figura religiosa de gran inserción popular en el norte de Entre Ríos y sur de Corrientes. Aunque no tiene el reconocimiento oficial de la Iglesia Católica y sus milagros no han sido reconocidos por ésta, año a año aumenta el número de devotos que se dan cita cada 7 de septiembre en el templete ubicado al costado de la ruta que va a La Paz.
En el "Historiando cantares" de hoy traemos el relato escrito por una bisnieta de Lázaro Blanco, la señora Juana Elvira Arias, que narra el encuentro entre don Linares Cardozo y su abuelo Bruno López, hijo de Lázaro.
Un agradecimiento a "Mange" Casís por el material.
Hasta cualquier momento.
Pablo




El día que Linares Cardozo entrevistó al hijo de Lázaro Blanco

Por Juana Elvira Arias (*)

Aquella tarde escuché al pasar un comentario que me llamó mucho la atención. Transitoriamente vivía en casa de mis abuelos en San José de Feliciano y oír decir a mi tía que vendrían a hacer una entrevista a mi abuelo, por entonces yo tenía apenas quince años y a esa edad uno está a la expectativa de cuando sucede alrededor y más aún cuando supe lo de la entrevista. Me pregunté: ¿Quién y por qué lo entrevistarían?

No pude menos que preguntar, con temor a que me respondieran "porque los menores de edad (por esos tiempos) no teníamos derecho a saber lo que hablaban los adultos"; pero tuve suerte y mi tía Blanca me respondió -va a venir Linares Cardozo a charlar con papá porque quiere componer una canción a Lázaro Blanco.
"¿Y quién es Linares Cardozo?" me apresuré a preguntar. A lo que ella respondió "un músico de La Paz".
Hacía apenas seis meses que juntamente con mi familia nos habíamos trasladado desde Sauce (Corrientes) a Santa Elena, mi cultura era netamente correntina, ¿qué podía saber de los entrerrianos?, en consecuencia, poco sabía.
La primavera comenzaba a coquetear en la plaza, en los jardines, y un invierno gris derrotado por la presencia de coloridas y perfumadas flores preparaba su irremediable partida, tiempo de transición de dos estaciones, que me marcaron a fuego porque presencié el encuentro de un grande como fue Linares Cardozo y el único retoño del chasqui felicianero.
Esa mañana, don Bruno, como lo llamaban a mi abuelo, se levantó más temprano, quizás ansioso a la espera de don Linares. Después de desayunar se dirigió a sentarse en su cómodo sillón mecedor, ubicado junto a la puerta de su dormitorio y a pocos pasos de otra puerta que comunicaba con el inmenso patio invadido por el perfume de un viejo jazminero en flor.
Sin duda todos tenemos una determinada ubicación en la casa; para almorzar, para descansar, para dormir y ese era el lugar elegido por mi abuelo, desde allí veía la calle y la gente que pasaba. Bruno tenía casi ochenta y seis años, edad en la que el hombre se sienta a esperar que el tiempo pase sin más esperanzas que ver otro amanecer. Siempre se sentaba allí con sus fieles compañeros que lo custodiaban; dos perritos blancos con algunas manchas marrones en el lomo (exactamente iguales entre ellos) los cuales al menor movimiento del amo, se movían y mi abuelo los tocaba con el bastón para que no obstaculizaran su andar.
Durante horas permanecía allí, pensaba, miraba lejos, como buscando o tratando de recordar algo o simplemente viendo pasar el tiempo.
Eran las diez y pico de la mañana cuando alguien golpeó las manos, corrí curiosa a atender y la silueta de un hombre desconocido por mí se dibujó en el inmenso portón del rancho.
"¿Es la casa de don Bruno López?" preguntó. Con un andar cansino y "sin hacerse rogar" el hombre desenganchó lentamente el alambre que rodeaba el portón y entró, sonriente y amable; me dijo: "¿Y don Bruno? Yo vine a hablar con él", no alcancé a responder; inmediatamente mi tía salió a su encuentro y ambos se saludaron, delante de ellos yo caminaba presurosa, no quería perderme detalle alguno.
El recién llegado vestía una campera gris oscura casi negra y pantalones del mismo color; entró al rancho y mi abuelo intentó incorporarse, pero don Linares no le permitió. "Quédese ahí nomás don Bruno, no se moleste". Los dos hombres se estrecharon las manos; abrazó con afecto a mi abuelo y una emoción se apoderó de la mirada del músico y dijo: "Es un honor estar en la casa del hijo de Lázaro Blanco"; ambos se emocionaron. Lamenté no haber podido reflejar aquel encuentro en una fotografía. Después de hablar con temas triviales, don Linares le confesó el motivo de su visita. "Quiero componer una canción en memoria de su padre, necesito que me cuente todo lo que se acuerde de él, seguramente tiene tánto para contar".
Bruno se acomodó en su sillón, con las manos se apoyó en su bastón, inseparable compañero, sostenido entre sus débiles rodillas lo volvió a acomodar, miró hacia el suelo como buscando las piezas necesarias para armar un rompecabezas y con un dejo de tristeza, lo miró al entrevistador y comenzó su relato.
"Usted sabe que yo tenía apenas cinco años cuando Lázaro murió (nunca decía "mi padre", siempre lo llamó por su nombre). Pero... lo que recuerde lo voy a contar, mi amigo. Ese paisano nació y se crió en el campo, sabía hacer de todo, conocía los montes como la palma de su mano, por eso fue chasqui, no era fácil este oficio. En primer lugar debía ser valiente y conocedor de estos lugares y Lázaro no le tenía miedo a nada. Además era un hombre muy tranquilo y de palabra. Antes no se necesitaba firmar papeles para cumplir con la gente, con estrechar la mano alcanzaba. Su caballo preferido era un tordillo, pero mire usted qué ironía del destino..." -aseveró don Bruno. "El día que lo mató el rayo, montaba un gateado, por esa creencia que el caballo atraía los rayos. Y bueno...era su destino, tenía que morirse ese día nomás".
"¿Tiene fotos?" le preguntó don Linares, y con una sonrisa casi irónica mi abuelo le respondió "nooo...! No existen foto amigo. No se conocían los fotógrafos en esa época, o por lo menos no venían a las casas de los pobres...".
"¿Qué edad tenía cuando falleció?" vuelve a preguntar don Linares, "veintidós años..." le contestó Bruno, "...y vivió aquí mismo juntamente con mi madre Isabel, con quien no era casado por que no había donde hacerlo, por eso yo llevo el apellido de ella, López y no Blanco como debería ser".
Mate de por medio, costumbre bien entrerriana, hizo más amena y cálida la conversación entre los dos hombres, don Linares le comentó que tenía idea de hacer figurar la foto del chasqui en la tapa de su disco (un LP), convencido de que existía algún retrato.
De acuerdo a los relatos escuchados desde muy pequeña, comprobé que mi abuelo no olvidó ningún detalle de los pocos años que vivió su padre, pese a que había pasado mucho tiempo, lo narró con precisión y emoción, por momentos quedaba callado, silencio que indudablemente fue respetado por el interlocutor.
Una gran emoción invadió a don Linares desde que llegó, cuando mi abuelo hablaba de él lo miraba con respeto y ternura, por momentos escribía, se ponía de pie -adaptándose a los tiempos del anciano que lentamente narraba la historia de su padre.
También don Bruno lo escuchó con interés y atención cuando don Linares se refirió a su vida dedicada al canto y amor a su tierra.
Ambos se nutrieron de sus respectivas historias y se rieron de algunas ocurrencias de uno y otro; realmente fue un encuentro de amigos, como si se hubieran conocido de toda la vida (o desde siempre).
Cumplido su objetivo, el compositor agradeció a don Bruno el tiempo dedicado manifestando además su admiración por la buena memoria y la emoción de haber compartido una charla tan amena con el único descendiente del chasqui felicianero.
Abrazó emocionado a mi abuelo, se despedió de todos y ahí al ladito nomás lo esperaba para saborear un asado y seguir hablando de música al prestigioso músico René López, hijo menor de Bruno y amigo de don Linares.
Junto con el sol que se iba perdiendo en el horizonte, don Linares también se alejaba del rancho del chasqui pensando seguramente en la inspiración de la canción que con el paso del tiempo recorrería la Patria grande.

(*) Autora del libro "Lázaro Blanco, el chasqui milagrero".



LÁZARO BLANCO
(chamamé galopeado)

Letra y música: Linares Cardozo

Humilde cruz de leyenda
cerquita de Feliciano
marca el lugar que cayera
el chasque Lázaro Blanco.
Jinete de clar estampa,
anunciadora del alba
fugaz resplandor del monte
hecho de luna y aguada...


Lázaro Blanco...!
galopando fiel tordillo vuelan
tus pilchas de garzas,
aromadas de espinillo.
Lázaro Blanco...!
noble, baqueano, señero,
por "güeno" creció en el pago
tu destino milagrero...
Gaucho chasquero...!
frescura de arroyo manso,
rescoldo de la amistad;
renovales de tus sueños.
Le dan fuerza a la querencia
ya se prodiga tu tierra
dando varones "enteros".
No quiere entregarse el hombre
sabedor de tu sendero,
sapukay, trino, cencerro,
corazón felicianero...!


Savia fuerte de tu pueblo,
fervor del norte entrerriano,
grabado quedó en las huellas
tu nombre, Lázaro Blanco...!
Ilusión de rancherío,
consuelo de noche larga,
allá va...por cielos gauchos
tu brillazón de esperanza.


 
Fuente:
Revista "Cuando el Pago se hace Canto" - Edición Nro. 31. Pags. 12-13. 2011. Publicación anual de la Fiesta Provincial "Cuando el Pago se hace Canto", La Paz, Entre Ríos.

Editor responsable: Centro Cultural "Cuando el Pago se hace Canto".
Coordinación General: Carlos "Mange" Casís, Italia 1395, La Paz (3190) Entre Ríos, Argentina.
E-mail: carlosmangecasis@hotmail.com

jueves, 25 de diciembre de 2008

Linares Cardozo - Dos ríos y un solo amor


Un agradecimiento especial al Amigo Invisible (pidió que su nombre no fuera revelado).
Visiten su blog "Folklore de los cuatro rumbos".

Pablo

01. DOS RÍOS Y UN SOLO AMOR - milonga (Linares Cardozo).

02. CANCIÓN DE LA OCARINA PERDIDA - canción (Linares Cardozo).
03. COPLAS DE LA TORTA ASADA - milonga (Linares Cardozo - Juan Luis Cabrol).
04. MISIA GALLINETA - chamarrita (Linares Cardozo).
05. CIELITO SANTAFESINO - cielito (Linares Cardozo).
06. MILONGA PA' DOS HERMANOS - aire de milonga popular (Linares Cardozo).
07. CANTO A SALTO GRANDE - canción litoraleña (Linares Cardozo).
08. LA NIÑA DE LAS CAMELIAS - vals (Linares Cardozo).
09. CANCIÓN A FEDERAL - chamamé (Linares Cardozo).
10. MAMÁ COMADREJA - chamarrita (Linares Cardozo).
11. LA PALMA CON AGUA - chamamé (Linares Cardozo).
12. DOLOR DE UNA MADRE COSTERA - canción litoraleña (Linares Cardozo).

(P) 1980

DESCARGAR

sábado, 8 de noviembre de 2008

Los Hermanos Cuestas - Invitación al vuelo (Disco 5)



"Hola querida gente y Pablo:
En 1977 Microfón edita el 5º disco de los Hermanos Cuestas, "Invitación al vuelo". Es otro gran homenaje al poeta Linares Cardozo, dado que todos los temas son composiciones suyas, salvo el tema nº 11, que es una yapa, no estaba en el LP. Ese tema seguramente fue excluido porque no es de don Linares Cardozo, "Arbolito de Montiel" es de Santos Tala y Edmundo Pérez, y además no es cantado por los Cuestas, sinó por "Los Taiperos" y "La Voces de Entre Ríos".
Volviendo al disco, tenemos, a diferencia del anterior dedicado al poeta ("Canto a Entre Ríos"), las coplas recitadas por el genial Linares Cardozo, y aparece aquí una de las chamarritas más representativas de Entre Ríos: "La Lindera".
Este disco está acompañado por Julio López de "Los Chamarriteros" y además de "Las Voces de Entre Ríos" y "Los Taiperos", aparece el Coro Municipal de Concepción del Uruguay. Es un disco para disfrutar, por la música y sus poesías que reflejan el histórico sentimiento entrerriano.
Hasta el próximo disco y saludos."

ISAQUITO



01. INVITACIÓN AL VUELO - chamamé (Linares Cardozo). Orquesta y Coro.
02. CHACARERA DEL RÍO SECO - chacarera (Linares Cardozo). Orquesta, Coro y Las Voces de Entre Ríos.
03. TROPERO SILBADOR - chamarrita (Linares Cardozo). Orquesta, Coro, Las Voces de Entre Ríos y Los Taiperos.
04. SEMBLANZA DE UN DÍA COSTERO - canción (Linares Cardozo). Orquesta y Coro. Solista: Rubén Cuestas.
05. LA LINDERA - chamarrita (Linares Cardozo). Orquesta, Las Voces de Entre Ríos y Los Taiperos.
06. LA NAVIDAD DEL GURISITO - canción (Linares Cardozo). Orquesta y Coro. Niño solista: Servando Cuestas.
07. CHAMARRITA DE ALCARAZ - chamarrita (Linares Cardozo). Orquesta, Las Voces de Entre Ríos y Los Taiperos.
08. HONDERITO DEL CUATIÁ - chamamé (Linares Cardozo). Orquesta y Coro. Solista: Néstor Cuestas.
09. EL CARDENAL Y EL CUCLILLO - chamarrita (Linares Cardozo). Orquesta y Coro.
10. CHACARERA DEL CEBADOR - chacarera (Linares Cardozo). Orquesta y Coro.
11. ARBOLITO DE MONTIEL - tanguito montielero (Santos Tala - Edmundo Pérez). Las Voces de Montiel y Los Taiperos.

(P) 1977

domingo, 30 de diciembre de 2007

Danzas de mi Litoral: la chamarrita

Cruzó el océano en barco, envuelta en perfumes de tabaco, vino, limón y naranja de las portuguesas Islas Azores, donde nació nadie sabe cuándo, pero sí para qué: para alegrar al pueblo, para hacer cantar a los juglares de las calles y bailar a las parejas en los patios. Desembarcó en el sur de Brasil, se subió a las canoas que bajaban por el río Uruguay y desparramó sus sones hacia el este y el oeste, cambiando a veces de nombre y modificando apenas el ritmo, hasta detenerse y quedarse para siempre en Entre Ríos para formar parte de su identidad. La chamarrita, esa música tan entrerriana, se reconoce de todos modos si la nombran chimarrita o cimarrita, como en Brasil, o chamarra, como en algunas zonas de Uruguay.

Cuenta Ruben Cuestas –ese símbolo de la música entrerriana junto con su hermano Néstor, con quien integró durante décadas el célebre dúo Los Hermanos Cuestas– que la chamarrita vino con los azoreros (los nativos de las Azores) que emigraron de sus islas debido a la superpoblación y que, al llegar a América del Sur, algunos se quedaron en Brasil y se establecieron en Rio Grande do Sul; otros siguieron de largo y fundaron Yaguarón; un grupo marchó en diagonal hacia el sur por el territorio uruguayo y dio origen a Colonia del Sacramento, y los demás “cruzaron el río de los pájaros –que eso significa Uruguay– y se corrieron hacia el oeste, hacia la zona del Gauyquiraró –”pequeño gordo pintado”, afluente del Paraná y límite con Corrientes–, y que fue así como su música echó raíces junto con ellos en el nuevo e inmenso suelo americano.

Y en ese punto Ruben (sin tilde, por ser su nombre de origen oriental) se detiene para hablar de Linares Cardozo (Rubén Martínez Solís, 1920 - 1996), ese maestro entrerriano que se dedicó a rescatar la cultura del pago en todas sus vertientes: la música, la pintura, la historia, la investigación y tantas más.

“Fue don Linares –señala Ruben– quien redescubrió la chamarrita en el límite de Entre Ríos y Corrientes, y por eso compuso La lindera, una canción cuyo título la define. Es que esta música se Se la reconoce de todos modos si la nombran cimarrita o chamarra Los hermanos Cuestas había ido perdiendo en Corrientes, donde reina el chamamé, y se estaba desdibujando en Entre Ríos hasta que el investigador, tras pacientes y constantes rastreos, logró rescatarla y difundirla con las características que hoy la identifican. Escribió el periodista Luis María Serroels sobre don Linares: “Interminable lista de títulos jalonan su obra creativa, pero ha sido un ritmo, la chamarrita, lo que nos llevó a sentirnos depositarios de un género que en pocos años terminaría consagrando nuestra identidad musical”.

Algunos folklorólogos aseguran que el actual rasguido doble o sobrepaso correntino, no es otra cosa que la vieja chamarrita. En Uruguay, el ritmo de la chamarra es a veces un poco más rápido que el de este lado del río.

LATIDO ENTRERRIANO
Los Hermanos Cuestas supieron ponerle voz, música y silbido –sobre todo, silbido– a tantas chamarritas que ya perdieron la cuenta, pero no el ritmo. Porque aunque se dediquen a otras actividades, su corazón late al compás de la música que los identifica con su pago y con su gente.

Ruben, que vive en una casa en las afueras de la ciudad de Paraná –de donde muchas veces no puede salir a causa de las tremendas lluvias que se ensañan con una región maltratada por los hombres– es presidente de la Comisión Permanente de Homenaje a Linares Cardozo, uno de cuyos logros fue insertar el Día de la Chamarrita Entrerriana –el 29 de octubre– en el calendario escolar, idea que en 2004 se convirtió en Ley Provincial.

El músico, con más alegría que nostalgia, dice del dúo que conformó con su hermano menor: “Los Hermanos Cuestas imaginamos con inmensa satisfacción que nuestra propuesta musical, que rescatara en la década del 50 el gran Linares Cardozo, haya sido tomada con regocijo por los entrerrianos, que se sienten identificados y, más aún, que haya traspasado los límites nacionales logrando que su nombre, chamarrita, sea sinónimo de Entre Ríos”. El más joven del dúo, que vive en la ciudad de Diamante, sede del Festival de Folklore provincial, expresó tiempo atrás: “Me llamo Néstor Cuestas y, con mi hermano Ruben presentamos la chamarrita con una melodía original. Diamante y la provincia entera son una canción; canta el monte porque es cuna de pájaro, el río porque es cuna de piedra, y el bronce porque es sede de héroes”.

Ambos coinciden en la felicidad que les provoca oír esta música en otras voces, y se emociona Ruben cuando señala que el maestro Linares En Uruguay el ritmo de la chamarra es a veces un poco más rápido escribió el “himno” de su provincia: “Entrerriano/pa’ lo que guste, paisano,/en un apretón de mano/se va toda mi amistad”.

LATIDO ORIENTAL
Se llama Héctor Numa Moraes, es uno de los máximos representantes del canto popular uruguayo, nació en Curtina –un pequeño pueblo del departamento de Tacuarembó, ese pago norteño donde nadie duda de ser coterráneo de Carlos Gardel–, y tiene mucho para decir sobre la chamarrita, uno de los ritmos que integran su cancionero y, tal vez, el que más hermana a los territorios más hermanos: la provincia de Entre Ríos y la República Oriental del Uruguay.

Dice Numa: “La chamarrita es un ritmo que desde muy gurí pobló mi universo cancionero. Llegaba a través de acordeonas gaúchas y se mixturaba al cruzar la frontera, pero también me llegaba desde otro lado porque, cuando iba a Tacuarembó don Aníbal Sampayo (el cantor de Paysandú cuyo estilo es el más próximo a las formas conocidas en el Litoral argentino), siempre cantaba alguna chamarrita, distinta de las que llegaban del norte. ¿En qué estaba la diferencia? Por supuesto, no lo podía saber. Sólo que a veces le decíamos chamarrita, otras veces chamarra, y Pedro Larrique, cantor de Durazno, grabó una cimarrita... Cuando José Carbajal, El Sabalero, aparece cantando, interpretaba muchas chamarritas, y era de Colonia. Es decir que ese ritmo estaba muy metido en todo el cancionero uruguayo”.

Y continúa el cantor con sus recuerdos, que involucran al mayor referente vivo de los estudiosos de la cultura del país, su ex profesor de Literatura y compañero de tantas obras musicales, Washington Benavides: “Cuando preparamos con Washington el primer disco, él recordó una vieja melodía que cantaba su padre, en portugués: ‘La chamarrita no es de aquí,/es de allá, de la frontera,/ella vino de gallo en gallo,/cantó de nuevo en nuestra tierra’, y fue ésta la primera canción que canté con texto de Benavides, ya que él tradujo esta estrofa y le agregó otras hermosísimas... pero el ritmo que utilizamos no fue de chamarrita sino de habanera. ¡Una habanera que le canta a la chamarrita!”

Algunos difusores de este ritmo interpretado con acordeón, a veces piano, bandoneón, guitarra y en algunos casos hasta con arpa, y que se baila en pareja enlazada, son nombrados con respeto y admiración por Ruben Cuestas: Tarragó Ros (padre), Mario Millán Medina, Ricardo Zandomeni, Edmundo Pérez, Abelardo Dimotta, Ariel Ramírez y Los Trovadores.

Los mismos Hermanos Cuestas, en toda su obra, hicieron hincapié en la chamarrita, “dignificándola con orquesta y coro” y sumando el célebre silbido que los caracteriza, con el que recrean el trinar de los pájaros de la región.

Otros cantores también aman esa música. Uno de ellos es Antonio Tarragó Ros (hijo), que compuso "La chamarrita entrerriana"; Los Musiqueros Entrerrianos (“Chamarrita de Entre Ríos/ chamarrita de las costas/bellos paisajes queridos”) y Los del Gualeyán, entre tantos.

Fuente: Patricia Salvarrey (Cosas Nuestras - Revista de Cardón).

COREOGRAFIA

Cuando en la provincia de Entre Ríos se produce el rescate musical y la difusión de la chamarrita por obra y talento de don Linares Cardozo y se investiga acerca de la posible coreografía de la danza por parte de Aníbal Sampayo y don Florencio López; o argentinos y orientales saben de la chamarrita por la seriedad de estudios realizados por el uruguayo Dr. Fernando Assunção, Edmundo Pérez, entonces joven intérprete, se apasiona por el tema y graba por primera vez la chamarrita con medida coreográfica, lo que le permite a nuestros cuerpos de danzas provincianos, mostrar la galanura de nuestra música y de nuestra danza prohijada, la que llegó de allende el mar.

Fuente: álbum "Presencia litoral" de Edmundo Pérez. (P) 1998 Discos Redondel. CD N° 45036.

Para saber más de esta danza:
http://es.wikipedia.org/wiki/Chamarrita

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...