Mostrando las entradas con la etiqueta Historias de letras. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Historias de letras. Mostrar todas las entradas

viernes, 12 de agosto de 2011

Historiando cantares - Amor supremo

Hola a todos.
En esta nueva entrega damos a conocer la historia del chamamé "Amor supremo" escrita por el Dr. Roberto Gutiérrez Miglio y publicada en su libro "Salvador Miqueri y el legendario dúo Vera-Lucero" (Ediciones El Reino Guaraní, 2008).
La letra le pertenece a Salvador Miqueri, mientras que la música es de Mario del Tránsito CocomarolaFue grabado por primera vez el 5 de mayo de 1954 por el "Trío Cocomarola" cantando el dúo Vera-Lucero (Eustaquio Vera y Salvador Miqueri), para el Sello EMI-Odeón.
Al final del artículo se encuentran la letra del tema y el audio.
Hasta la próxima.
Pablo




AMOR SUPREMO

Por Roberto Gutiérrez Miglio


Corría el año 1954 y Salvador Miqueri con 27 años de edad, soltero aún, ya que se casaría dos años más adelante, disfrutaba de su apacible vida romántica de cantor y poeta en su Mburucuyá natal. Se encontraba integrando el dúo Vera-Lucero con el "Trío Cocomarola" desde hacía unos años y quería hacerle una poesía a su madre donde pudiera reflejar todo el amor que sentía por ella.

La oportunidad surgió cuando Tránsito Cocomarola compuso una melodía que se ajustaba precisamente a la profundidad de los versos que Salvador Miqueri tenía la intención de escribir. Cocomarola le entregó la música que había compuesto cuando estaban reunidos en su casa de la avenida Pedro Ferré 1975 de la ciudad de Corrientes, y allí mismo, en el hall de la casa, Salvador Miqueri compuso los versos del chamamé "Amor supremo" (ver partitura musical).

El chamamé "Amor supremo" está dedicado por Salvador Miqueri a su madre, doña Martha Aquere, y reconoce dos vertientes, una que está expresamente manifestada en la poesía, cual es su adoración de hijo por su madre, y la otra que no está expresamente manifestada en la obra, que es un reconocimiento a quien siempre lo alentó en sus actividades artísticas y lo acompañó en los distintos momentos de su vida.

Martha Aquere, nacida en el Líbano en el año 1894, madre de Salvador Miqueri, es la heroína del chamamé "Amor supremo".

"Amor supremo" fue estrenado inmediatamente por el "Trío Cocomarola", con el dúo Vera-Lucero, en los bailes de campo que amenizaba el conjunto en la provincia del Chaco, y llevado al disco con fecha 5 de mayo de 1954 (ver Discografía Completa EMI-Odeón Vol. 3 - Años 1950-1954).

AMOR SUPREMO

Letra: Salvador Miqueri
Música: Tránsito Cocomarola

I

Porque te adoro, madrecita, he de cantar
mi mejor verso, mi mejor inspiración;
cerca o distante, nunca te podré olvidar,
te llevo unida dulcemente al corazón.
Mil desengaños en la vida soporté,
mil falsedades de amores falsos mil,
con las mujeres y las copas me embriagué
que me arrastraron al calvario de vivir.


II

Madre adorada, amor supremo,
nadie ni nada es como tú,
pasos inciertos me han enseñado
que el ser amado sólo eres tú.


I (bis)

Dios te bendiga, madrecita celestial,
pues no podría ya vivir sin tu calor,
sin tus ternuras, que mitigarán mi mal,
sin tus caricias, sin tu sacrosanto amor.
Quisiera siempre a tu lado yo pasar
y de tus manos recibir la bendición,
y venerarte como santa en el altar
que en tu homenaje elevó mi devoción.


 

Fuente consultada:

Gutiérrez Miglio, R. 2008. Salvador Miqueri y el legendario dúo Vera-Lucero. Ediciones El Reino Guaraní. Buenos Aires. pp. 39-40.

sábado, 30 de julio de 2011

Historiando cantares - María Elena

Hola a todos.
En esta entrega, damos a conocer la historia del chamamé "María Elena" -de Félix y Héctor Chávez- que fue grabado por primera vez en el año 1993 por el conjunto "Ubeda-Chávez", con Ramón Arias en acordeón, "Paquito" Ubeda en guitarra y 1ra. voz, Héctor Chávez en guitarra y 2da. voz y Gabino Chávez en guitarra y 3ra. voz (disco "El esperado regreso del dúo Ubeda-Chávez" - Sello Yatay CD Nº 6012).
Grata fue mi sorpresa al leer la historia de este chamamé en el libro del Dr. Gutiérrez Miglio titulado "El dúo mayor del chamamé: Ubeda-Chávez y su conjunto correntino" y enterarme que la persona inspiradora de este tema la conozco -aunque no personalmente- desde los comienzos del blog.
Al final del artículo se encuentra la letra del tema y el audio correspondiente.
Un saludo afectuoso a la Sra. María Elena Pisani y gracias por permitirme publicar sus fotografías.
Hasta la próxima.
Pablo




Por Roberto Gutiérrez Miglio


Félix Chávez se encontraba trabajando como siempre en su profesión, en este caso pintando en un edificio de la calle Peña y Pueyrredón de la Capital Federal, cuando conoció a Pedro Fernández (de Gobernador Martínez, provincia de Corrientes), plomero que estaba también trabajando en ese mismo edificio. Como ambos eran chamameceros, rápidamente se hicieron amigos, frecuentaron festivales, y Pedro Fernández lo invitó a su casa, al igual que a su hermano Héctor Chávez. En uno de esos festivales, en el salón "El Sapucay" de la calle Cristianía, en Isidro Casanova, como Pedro Fernández concurría con su esposa María Elena Pisani, se la presentó a Félix Chávez. Cuando Félix Chávez conversó también con ella y observó la armonía que había entre los esposos, le dijo a Pedro Fernández: "¿no te enojás si te hago una letra para tu señora?". Pedro Fernández aceptó y Félix Chávez recapacitó pensando que la intuición era la que mandaba y le pareció que podía salir algo bueno.
Y efectivamente salió algo bueno, salió la letra del chamamé "María Elena" que lo escribió mientras trabajaba pintando la obra, dándole luego la letra a Héctor Chávez para que compusiera la música, composición que éste llevó a cabo en su casa de Villa Bosch. En un mes aproximadamente, el chamamé estuvo terminado y lo grabó el dúo Ubeda-Chávez mientras corría el año 1993, cantando a trío "Paquito" Ubeda, Héctor Chávez y Gabino Chávez.


María Elena Pisani en la actualidad


El correntino Pedro Fernández, esposo de María Elena Pisani


María Elena Pisani, la heroína de este chamamé, nació en la ciudad de Laboulaye, provincia de Córdoba, el 3 de febrero de 1960. Ama de casa en su hogar de la localidad de Morón, es conductora del programa radial "Con acento guaraní", y secretaria del Centro Litoraleño "Los Cunumí Guazú", en cuya sede de Rafael Castillo se organizan bailes chamameceros, homenajes y reuniones de carácter social.


María Elena animando uno de los tantos encuentros en "Los Cunumí Guazú" de Rafael Castillo (Buenos Aires).


El salón de "Los Cunumí Guazú", en Rafael Castillo (Buenos Aires).


Texto extraído de:
Gutiérrez Miglio, R. 2006. El dúo mayor del chamamé: Ubeda-Chávez y su conjunto correntino. Ediciones El Reino Guaraní, Buenos Aires. pp. 64-65.


MARÍA ELENA - chamamé

Letra: Félix Chávez
Música: Héctor Chávez

Con todo el encanto de tus serranías,
cordobesa linda viniste hasta mí.
El cielo en tus ojos, el sol en tu pelo,
y en tu piel aroma y color de jazmín.

De amor y ternura llenaste mi nido,
no hay nada más lindo que estar junto a vos.
Mi novia, mi amiga, mi fiel compañera,
madre de mi siembra, regalo de Dios.

Estribillo

Ndé maé jovy es un manso arroyo
que refleja amor, esperanza y cielo.
Ndá vyái yavé mucho más te quiero
porque tu querer, o mé é consuelo.

No alcanza una vida para agradecerte,
curar mis heridas, hacerme feliz,
brindarme consuelo, prolongar mi sangre,
y por ser el surco donde echó raíz.

Mi estrella, mi guía, mi abrigo, mi sombra,
bendigo la hora que te conocí,
por cuanto me diste te digo al oído
un verso florido de mi Taragüi.



 

viernes, 8 de julio de 2011

Historiando cantares - Un regalo para mamá

Hola amigos.
Una vez más hacemos entrega de otro "Historiando cantares". En esta oportunidad le corresponde al chamamé "Un regalo para mamá", con versos escritos por Hugo de la Silva y musicalizados por el todavía vigente Ramón Méndez.
Hugo de la Silva escribió la letra dedicada a doña Rita Altamirano -la madre de Ramón- y el tema fue grabado por primera vez en el año 1965 por el mismo Ramón Méndez y su conjunto guaraní, con las voces de Ignacio Morel y Juan Carlos González -el dúo Morel-González.
Al final del artículo se encuentra la letra del tema y el audio.
Hasta otro momento.
Pablo


Doña Rita Altamirano

Era un día de fiesta para el bandoneonista Ramón Méndez y más que para él, para su madre. En efecto, su mamá doña Rita Altamirano, nacida el 22 de mayo de 1903, cumplía años y se organizó un asado para festejarlo en la Estancia del Carmen, la estancia paterna, la del padre de Ramón Méndez, don Marcos Méndez, en la provincia de Corrientes. Era la estancia donde precisamente nació Ramón Méndez, ubicada en las cercanías del arroyo Itaembé, que marca el límite entre las provincias de Misiones y Corrientes.

Como regalo de cumpleaños, Ramón Méndez compró para su madre en Encarnación, Paraguay, dos hermosas mantillas: una blanca con delicado encaje, y la otra de la clásica tela paraguaya ao poí con bordados de colores.

Este regalo para su madre, tenía gran importancia, tenían gran valor, porque ella era muy católica y cuando concurría a las ceremonias religiosas, a las misas, usaba mantilla, y si bien tenía varias y de diferentes modelos, éstas eran verdaderamente hermosas. Es que en los pueblos de la zona guaraní, cuando las mujeres de origen humilde concurrían a misa, lo hacían con la cabeza cubierta con una mantilla, algo así como señal de respeto, como una especie de vergüenza de entrar a la iglesia, ante las miradas atentas de las personas de la clase adinerada.

A ese asado de cumpleaños de doña Rita Altamirano, entre los invitados, estaba Hugo de la Silva, un hombre culto, tucumano, doctorado en Filosofía y Letras, que en la década del '60 llegó a ser director de Canal 7y de Radio Nacional de Buenos Aires, además de ser autor de zambas, valses, bailecitos y otros temas de repertorio folklórico, algunos con Waldo Belloso, y además autor de los chamamés "A ti santiagueña" y "Tu perfil" con Ramón Méndez, además de "Un regalo para mamá", y del rasguido doble "Me miran tus ojos" con el acordeonista Juan Castillo. Hugo de la Silva falleció el 26 de marzo de 1983.




Hugo de la Silva


Volviendo al cumpleaños de doña Rita Altamirano en la Estancia del Carmen, Ramón Méndez le regaló las mantillas a su madre y Hugo de la Silva, invitado al asado, que ese día conoció a la cumpleañera, escribió allí mismo los emotivos versos de "Un regalo para mamá" y se los dejó a Ramón Méndez para que compusiera la música.

Y Ramón Méndez compuso la música del chamamé "Un regalo para mamá" cuando llegó de vuelta a Buenos Aires, donde ya estaba residiendo, en la calle Chile 1035. Corría entonces el año 1964.

Al año siguiente, el 14 de mayo de 1965, Ramón Méndez con su conjunto guaraní y las voces de Ignacio Morel y de Juan Carlos González -el dúo Morel-González- grabó el chamamé "Un regalo para mamá".

Y como Ramón Méndez era amigo de Ramón Quevedo y de "Toto" Maidana, por haber vivido en Villa Jardín junto a ellos, les envió una cinta con la grabación del chamamé "Un regalo para mamá" junto a la del chamamé "Mi estrella", para que lo escucharan y lo grabaran si es que les gustaba. Y como les gustó, en el año 1966 el conjunto "Quevedo-Maidana" con las voces de Ramón Ubeda y Carlos Alfonso -el dúo Ubeda-Alfonso- grabó el chamamé "Un regalo para mamá" (disco "Nostalgias del Chamamé" - Sello Opus OL Nº 7020).

Muchos años después en el 2006, Ramón Méndez volvió a grabar "Un regalo para mamá" (disco "Patria y Tradición"), esta vez con las voces de Morena y "Teresita" Aquino.


UN REGALO PARA MAMÁ - chamamé

Letra: Hugo de la Silva
Música: Ramón Méndez

Recitado

Como regalo a mi madre,
quiero que llegue este canto,
humilde y sencilla ofrenda
a su amor tan puro y santo.

Cantado

He traído madrecita
el regalo que anhelabas
que soñaste tantos años
bajo el cielo guaraní.

En tu blanca cabellera
será el manto de alborada
que acompaña tus plegarias
cuando ruegas para mí.

Estribillo

Aquí tienes la mantilla
que entre tantas la eligieras,
del color de esos tus ojos
que iluminan mi existir.
Es hermosa, tan hermosa,
como sol de primavera,
es acaso lo más fino
que han tejido para ti.

Festejemos hoy tu día,
madrecita de mi vida,
sembradora de cariño
y ternura infinitas.

En tu rostro está la huella
de esperanza y desvelos
y tus labios van sembrando
las palabras de consuelo.


 

Fuente consultada:
Gutiérrez Miglio, R. 2007. Quevedo-Maidana y su conjunto correntino en el mundo del chamamé. Ed. El Reino Guaraní. Buenos Aires. pp. 92-93

martes, 5 de julio de 2011

Historiando cantares - Eterno imposible

Hola amigos.
Continuando con la entrega de "Historiando cantares", traemos aquí el chamaé "Eterno imposible", con los versos de la entrerriana Teresa Scarpetto y la música del correntino Francisco Luis Casafuz.
Quien lo grabó por primera vez fue "Quevedo-Maidana y su conjunto correntino" en el año 1962 y fue cantado por el mismo Casafuz haciendo la 2da. voz y por su compañero de dúo Bernardo "Nene" Fernández.
Dejamos al final, la letra transcripta y el audio del mencionado chamamé.
Será hasta la próxima.
Pablo


Primera formación de "Quevedo-Maidana y su conjunto correntino". De izquierda a derecha: Francisco Luis Casafuz, "Toto" Maidana, Ramón Quevedo y Bernardo "Nene" Fernández. Año 1962.


La entrerriana Teresa Scarpetto vivía en el campo, en la localidad de Basavilbaso (provincia de Entre Ríos) y escuchaba desde allí los programas radiales chamameceros que se transmitían desde Buenos Aires, como "Cartelera Correntina" de Polito Castillo o "Fiesta en el Rancho" de Pirca Rojas. Cuando escuchaba temas instrumentales, escribía versos para esos temas y se los enviaba a los autores de la música para que los incorporaran a ellos, si es que eran de su agrado. Así nacieron chamamés como "Cantar del Paraná" y "Sin tu amor" con música de Ramón Bernárdez, "Pagos del Litoral" con música de Ernesto Montiel o el vals "Mis cantares" con música de Anselmo Luque.
A su vez, también cuando estaba en Buenos Aires, donde luego se radicó con su esposo el acordeonista goyano Sebastián "Cacho" Arriola (1934-1973), concurría a dichas audiciones conociendo a algunos de los integrantes de la embajada de Pirca Rojas. Allí, en el año 1962, conoció a Francisco Luis Casafuz, que dos años antes había integrado dúo con Alfredo Reyes actuando con Isidoro Miño, y el año anterior había formado dúo con Bernardo "Nene" Fernández actuando con el bandoneonista Blas Martínez Riera, antes de que éste ingresara al "Cuarteto Santa Ana". Luego, Fernández y Casafuz se incorporaron al conjunto "Quevedo-Maidana" (Ramón Quevedo y Juan Feliciano "Toto" Maidana).
Es entonces cuando Teresa Scarpetto conoció a Francisco Luis Casafuz en la audición "Fiesta en el Rancho" y le dijo que quería hacer un chamamé para él, ante lo cual Casafuz le solicitó una letra para componerle luego la música. Entonces Teresa Scarpetto le entregó los versos quien se los llevó a su casa, y tal como lo solía hacer para componer sus temas musicales, en el silencio de la noche, se inspiró una vez más para ponerle la música a "Eterno imposible". En efecto, una noche se despertó y se instaló en la pequeña sala de su casa donde tenía su guitarra y sus recuerdos chamameceros, que era el lugar donde normalmente componía la música de sus temas. Y allí, en esa salita de la casa donde vivía en ese entonces, en la localidad de Rafael Castillo (calle Manuel Estrada y Tres Cruces), y en el silencio de la noche, nació la música del chamamé "Eterno imposible" sobre los románticos versos previamente escritos por Teresa Scarpetto.
El chamamé "Eterno imposible" fue grabado en el año 1962, por el conjunto "Quevedo-Maidana", con el acordeón de Ramón Quevedo, el bandoneón de "Toto" Maidana, el contrabajo de Felipe Zurita, y las guitarras y voces de Bernardo "Nene" Fernández (1ra. voz) y Francisco Luis Casafuz (2da. voz) (disco "Baila Corrientes" - Sello Opus OL Nº 7008. Año 1962). Años más tarde, en 1971, también fue grabado por el conjunto de "Fito" Ledesma con las voces de Ramón Morales y Francisco Luis Casafuz.

ETERNO IMPOSIBLE - chamamé

Letra: Teresa Scarpetto
Música: Francisco Luis Casafuz

Mi alma que creía muerta
volvió a sentir el calor
las ansias de darse besos
quemándose de pasión.

Todo nació al conocerte
cual divino amanecer
tus ojos han provocado
con esa luz del querer.

Estribillo

Querida mía no he de olvidarte
siempre en mi alma te llevaré,
eres el sueño inalcazable
de mis delirios y mi querer.

De nuevo mueren mis sueños
como también la ilusión,
el fuego que has encendido
lo apagó tu incomprensión.

Mi vida se vuelve triste
estando en la soledad,
viviré diciendo el rezo
de tu nombre en mi ansiedad.


 
Fuente consultada:

Gutiérrez Miglio, R. 2007. Quevedo-Maidana y su conjunto correntino en el mundo del chamamé. Ed. El Reino Guaraní. Bs. As. p. 71-72.

domingo, 3 de julio de 2011

Historiando cantares - Mi estrella

Hola amigos.
Continuando con lo que hemos llamado "Historiando cantares", traemos a colación el chamamé "Mi estrella" que fuera grabado por primera vez en el año 1965 por Ramón Méndez y su conjunto. La letra de este tema fue escrita por Diego Enrique Perkins "Yaguarón", mientras que la música fue compuesta por el mismo Ramón Méndez, y dedicado a la novia -y luego esposa- de este último, Estrella Azón Charlón.
Será hasta la próxima.
Pablo

Ramón Méndez
(fotografía extraída del sitio oficial de Ramón Méndez)

RAMÓN MÉNDEZ

Bandoneonista, autor y compositor Ramón Felipe Méndez nació en la Estancia “El Carmen”, 2ª Sección Distrito San Carlos, departamento Ituzaingó, provincia de Corrientes, un 25 de Mayo de 1933. Se crió en las cercanías del Paraje “Itaembé“, en las inmediaciones del arroyo homónimo, límite de las provincias de Corrientes y Misiones. Su infancia se desarrolló en un medio netamente rural, cuyos oficios aprendió. A muy corta edad fue jangadero, tropero en la zona del Alto Paraná y jockey de carreras cuadreras. En ruedas de peones fue conociendo la guitarra con la que amenizaba las horas de estío. Posteriormente se inicia en la ejecución del bandoneón, instrumento con el que desarrolló su carrera profesional. Inicia sus actuaciones en la región animando bailes y fiestas patronales. Por esa época se presenta en LT 7 “Radio Corrientes”, LT 4 “Radio Misiones” y en “Radio Encarnación” de Paraguay. A principios de la década del '50 viaja a Buenos Aires pasando a integrar la “Embajada Correntina” de Polito Castillo. Posteriormente forma su conjunto y en el año 1962 inicia una larga serie de grabaciones de discos, destacándose entre sus cantores Carlos Grismado, Ignacio Morel, Juan Carlos González, “Lacho” Sena, Publio Zamudio, Luis Alfredo Núñez y Eduardo Gauna, entre otros. Y entre los acordeonistas del conjunto merecen recordarse Secundino Martínez, Salvador Sena, Anselmo Piris y Juan Castillo. A su vez, como glosistas del conjunto, intervinieron Carlos Serial, Pirca Rojas, Yamandú Villafán y “Lacho” Sena. Ramón Méndez vivió en Villa Jardín en la década del ‘50, luego en la ciudad de Buenos Aires, luego en Mar del Plata por dos años, para radicarse finalmente en Posadas, Misiones.

En el año 1962, Ramón Méndez con su conjunto guaraní actuaba en el salón “Princesa” en los bailes administrados por Armando Nelli, y un día en que se encontraba ensayando con sus músicos en el sótano de dicho salón, vino a verlo el Coronel del Ejército Argentino, Diego Enrique Perkins (1907-1987), de seudónimo “Yaguarón”, para pedirle que grabara su tema “Soy forastero”, ya que según le contó, no habían accedido a ello ni Tránsito Cocomarola, ni Ernesto Montiel, ni Isaco Abitbol. Si bien Ramón Méndez ya conocía a “Yaguarón”, no tenía demasiada confianza con él, y encontrándose en ese momento en la sala Roberto Galarza y Alfredo Alonso lo instaron a que aceptara ya que intuían que el tema iba a ser todo un éxito. Y así fue que el 5 de julio de 1962, Ramón Méndez y su conjunto guaraní con la voz de Carlos Grismado grabó el chamamé de Emeterio Fernández y “Yaguarón”, “Soy forastero” en una de sus primeras grabaciones de su extensa labor discográfica.

A cambio de la grabación de su tema “Soy forastero”, “Yaguarón” le había dicho a Ramón Méndez que sabía que él estaba de novio con una chica española, y que le haría una poesía para ella. Y “Yaguarón” cumplió, entregándole los versos del chamamé “Mi estrella”, a los cuales posteriormente Ramón Méndez les compuso la música. El noviazgo había comenzado a principios de la década del '60 cuando Ramón Méndez durante una gira conoció a la española Estrella Azón Charlón y se entabló un noviazgo que culminó en matrimonio, el cual se celebró en la ciudad de Santander, mediante poder, ya que en ese momento la novia se encontraba en España. El padrino de casamiento fue Roberto Ferradás Campos. Luego Estrella Azón Charlón vino a Argentina y el matrimonio se quedó radicado definitivamente en el país.

Estrella Azón Charlón
(fotografía extraída del libro de Gutiérrez Miglio)

Ramón Méndez compuso la música del chamamé “Mi estrella” en el año 1964, en la casa en que vivía en ese momento, en la calle Chile 1035, de la ciudad de Buenos Aires, que era propiedad de Martín Caballero y de Orsilio Delis Quero, "El gaucho Quero”. Era una casa de tres plantas y sótano donde funcionaba una fábrica de cortinas americanas, y tenía un gran comedor y cocina en la planta baja, y habitaciones en los pisos de arriba para albergue de los provincianos que llegaban a Buenos Aires. Allí vivieron muchas figuras chamameceras como Isaco Abitbol, allí vivió Ramón Méndez, y allí fue donde compuso la música del chamamé “Mi estrella”. Como agradecimiento a los dueños de casa, algunos músicos homenajearon a Martín Caballero y a Orsilio Delis Quero, dedicándoles diferentes chamamés (Nota: Ramón Méndez compuso un chamamé llamado "Martín Caballero", mientras que Rubén Miño hizo lo mismo con "El Gaucho Quero").

El 17 de mayo de 1965, Ramón Méndez y su conjunto guaraní, con las voces de Ignacio Morel y Juan Carlos González, el dúo Morel-González, llevó al disco el chamamé “Mi estrella”, dedicado a su novia -y luego esposa- Estrella Azón Charlón. A ella también, Ramón Méndez le hizo el rasguido doble titulado “Estrella querida”, grabado el 12 de septiembre de 1963.

Como Ramón Méndez había vivido en Villa Jardín, donde residía una gran cantidad de músicos chamameceros, entre ellos sus amigos Ramón Quevedo y “Toto” Maidana con quienes había compartido salidas y actuaciones musicales, cuando estuvo terminado el chamamé “Mi estrella” y estando Ramón Méndez ya radicado en Posadas, se los envió grabado en una cinta juntamente con el chamamé “Un regalo para mamá” para que lo escucharan en un grabador y si les gustaba, para que también lo grabaran con su conjunto “Quevedo-Maidana”. Y el chamamé les gustó, y el conjunto “Quevedo-Maidana” lo grabó en el año 1966 (disco "Nostalgias del chamamé" - Sello Opus OL Nº 7020), con las voces de Ramón Ubeda y Carlos Alfonso, el dúo Ubeda-Alfonso.

En el año 2006, volvió el conjunto de Ramón Méndez a grabar el chamamé “Mi estrella”, esta vez con las voces de “Lalo” Doretto y Adrián Villalba (disco "Patria y tradición").

Ramón Méndez es autor de obras como “Itaembé Costa”, “Florecer de un sueño”, “Ezquer Zelaya”, “A Santa Librada”, “A Pago Alegre”, “Evocación de mi tierra”, “General Ayala” y el inmortal “El cabresto”, obra de la cual don Tránsito Cocomarola hiciera una versión antológica.

En la actualidad sigue dirigiendo su conjunto acompañado de “Lalo” Doretto, Juan Castillo, “Tucho” González, Adrián Villalba, Marcos Méndez y “Las Voces del Irupé” (Teresa, Morena y Mariluz) .

El hemiciclo de la plaza "San Martín" de Ituzaingó, lleva su nombre.


MI ESTRELLA - chamamé

Letra: Yaguarón (Diego Enrique Perkins)
Música: Ramón Méndez

Estrella mía,
son tus fulgores,
los que por siempre
me alumbrarán.

Has que florezcan
nuestros amores
y que termine
mi soledad.

Si no es pecado
quererte tanto,
y no te ofendo
mirándote.

Dejame entonces
que cante y cante,
junto a tu oído
mi chamamé.

Estribillo

Escucha y siente
mi dulce amada,
como golpea
mi corazón,
cuando te digo
con voz quebrada:
“quiero tu vida,
quiero tu amor”.

No tengo nada
para ofrecerte,
más que mi sueño
de trovador.

Y sin embargo
mis brazos fuertes
prometen un nido
para los dos.

Un nido tibio
de seda y plumas
para ti solo
cambá porá.

Si Dios me ayuda,
dulce tormento,
si Dios me ayuda,
así será.


 

Fuentes consultadas:
-Fundación Memoria del Chamamé.
-Gutiérrez Miglio, R. 2007. Quevedo-Maidana y su conjunto correntino en el mundo del chamamé. Ed. El Reino Guaraní. Buenos Aires. pp. 77-79.

jueves, 30 de junio de 2011

Historiando cantares - Academia Corrientes

"Tilo" Escobar (primero desde la izquierda) y Blas Martínez Riera, junto a sus alumnos de la "Academia Corrientes".


BLAS MARTÍNEZ RIERA y "TILO" ESCOBAR

Corría el año 1967 cuando el bandoneonista misionero Blas Martínez Riera (1936-2002) formó su propio conjunto después de integrar el Cuarteto "Santa Ana" dirigido por Ernesto Montiel. El acordeonista correntino Eulogio "Tilo" Escobar ingresó luego a ese conjunto, con 21 años de edad, permaneciendo en sus filas hasta el año 1986, interviniendo a su vez, durante ese período, con el conjunto del chaqueño Juan Feliciano "Toto" Maidana (1931-2001).
Desde que "Tilo" Escobar se incorporó al conjunto de Blasito, integró a su vez, en calidad de profesor, la Academia "Corrientes", academia musical de Blas Martínez Riera (Nota: también su padre y su hermano Ignacio ejercieron la docencia en la música). En ella permaneció dando clases de música hasta el año 1987, continuando "Blasito" con la misma hasta su fallecimiento. La academia primeramente funcionaba en el Salón Verdi de La Boca, avenida Almirante Brown 736, fijando luego su sede en la casa de "Blasito", calle Vicente López 1180, Dock Sud, Avellaneda.


El maestro "Tilo" Escobar en el Festival de Chamamé del Norte Entrerriano del año 2008 (Federal, Entre Ríos).


Corría el año 1983 y en la Academia "Corrientes" daban clases de música "Blasito" y "Tilo". Y una tarde, templando su acordeón "Tilo" Escobar, y jugando con su bandoneón "Blasito" Martínez Riera, en la sede de la misma academia, fue naciendo la melodía de un chamamé, que dejó a través de su nombre, el recuerdo de muchas historias y muchos músicos formados: "Academia Corrientes". Un chamamé que fue dedicado por Blas Martínez Riera y por "Tilo" Escobar "a sus discípulos como un fiel testimonio de gratitud y proeza". Blas Martínez Riera con su conjunto lo grabó en el mismo año 1983 (álbum "Recordando a tres grandes" - Sello Interdisc CB Nº 10026), con "Tilo" Escobar en acordeón, los hermanos Juan Manuel y Ramón Roberto Galarza en guitarras y voces, y Melitón Núñez en guitarrón.
Por otra parte, "Toto" Maidana con su conjunto lo llevó al disco (álbum "Correntino y trovador" - Sello Jaguar Nº 9046) al año siguiente (1984) con "Tilo" Escobar como acordeonista de este otro conjunto (que contó además con la participación de Ramón Ubeda hijo y Marcelino Fernández en guitarras).


Carátula del disco "Recordando a tres grandes del Chamamé" (1983) que incluyó el chamamé "Academia Corrientes" perteneciente a "Blasito" y a "Tilo" Escobar.

 
Fuente consultada:

-Gutiérrez Miglio, R. 2007. Quevedo-Maidana y su conjunto correntino en el mundo del chamamé. Ed. El Reino Guaraní. Buenos Aires. p. 63.

sábado, 25 de junio de 2011

Historiando cantares - Cariñito mío

Hola amigos.
Les traigo aquí la historia del chamamé "Cariñito mío", aquel tema cuyos versos fueran escritos por la portuguesa Loretta Dartés y dedicados a Carlos Gardel, y que le pusiera música el paraguayo Diosnel Chase en tiempo de polca. Para la confección de este artículo se tomó como base de información, la brindada por el investigador Roberto Gutiérrez Miglio en su libro "Quevedo-Maidana y su conjunto correntino en el mundo del chamamé" (Ediciones "El Reino Guaraní", 2007). Asimismo se incluyen aportes de otras fuentes consultadas (ver al final) que sirvieron para enriquecer o corregir la información según el caso.
El audio fue extraído del disco "Olor a fueye" de Blas Martínez Riera y que se encuentra disponible en el blog "La Hora del Chamamé".
Un saludo a todos y será hasta la próxima.
Pablo



Loretta Dartés y Carlos Gardel. 
Fotografías publicadas en un reportaje realizado a Loretta Dartés por Gladys "Yayi" Villegas y Alejandro Sáez-Germain para la revista "Siete Días" (año 1985).


"Cariñito mío" es una polca canción cuya letra fue escrita por Loretta Dartés, llamada en realidad Peregrina Otero, nacida el 15 de marzo de 1902, en la ciudad de Lisboa, capital de Portugal, y ya fallecida en su casa de la localidad de Ituzaingó, provincia de Buenos Aires.
Loretta Dartés llegó al país en 1911 y trabajó como equilibrista y trapecista en el circo de Frank Brown, famoso por aquellos años. Actuaba también como silbadora en radios y en espectáculos de varieté, en cuyo arte o habilidad de silbar no se distinguían muchos artistas que le hicieran competencia.
A comienzos de la década del 30, Loretta Dartés tuvo una relación sentimental con Carlos Gardel, de quien estuvo enamorada, sin que, no obstante ello, el romance llegara a mayores. A Carlos Gardel lo conoció en Montevideo (Uruguay) durante la inauguración del Estadio "Centenario". Para esa época ella actuaba en Radio Belgrano. Como producto de ese romance, Loretta Dartés escribió la letra de "Cariñito mío" dedicándosela a Carlos Gardel como regalo de fin de año de 1932, cuando Gardel regresaba de Francia, después de filmar las películas "Melodía de arrabal", "La casa es seria" y "Espérame", llegando a Buenos Aires el 30 de diciembre de 1932. Previo a regalársela le pidió al músico paraguayo Diosnel Chase (1904-1988) que le pusiera la música, ya que en ese entonces, Loretta Dartés silbando, y Diosnel Chase cantando, se presentaban ante los micrófonos de LS6 Radio Del Pueblo. Debido a esa relación nacida en la radio, es que "Cariñito mío" al tener la música compuesta por un músico paraguayo, tiene como género musical la de polca canción, que es el género musical que componía Diosnel Chase, que ya estaba radicado en Buenos Aires desde el año 1931. Chase  permaneció actuando y grabando discos con Basilio Melgarejo Molinas, formando el dúo Melga-Chase en el año 1936. En el año 1940 regresa a su Paraguay natal y fue uno de los pioneros de las veladas populares (representaciones artísticas que integran teatro popular, declamación, humor, danza y música, y versan sobre temas del folklore paraguayo) en pueblos del interior y en barrios de la capital.


El músico paraguayo Diosnel Chase.
Fotografía obtenida del sitio Wikipedia.


La polca canción "Cariñito mío" fue llevada al disco por diversos intérpretes destacándose la exitosa grabación del conjunto paraguayo del arpista Digno García con las voces de "Titi" Fernández y Demetrio Ortiz en el año 1958.
En el año 1979, Toribio Arturo "Tilo" Trevisán se acordaba de "Cariñito mío" porque era un tema que ya lo escuchaba desde que era niño ejecutado por conjuntos paraguayos, y tuvo la idea de armar esta polca canción como tema correntino para ejecutarlo en los bailes en que actuaba. Y así lo armó como chamamé, lo ensayaron en su casa de Ingeniero Budge con los cantores de su conjunto en ese momento que eran los hermanos Galarza, Juan y Ramón Roberto, y comenzaron a ejecutarlo en los bailes en que actuaban por el Gran Buenos Aires. Pero el conjunto de "Tilo" Trevisán con los hermanos Galarza no llegó a grabar, y cuando los hermanos Galarza se desvincularon del mismo, pasaron a la agrupación de Blas Martínez Riera (1936-2002), y con ella continuaron cantando "Cariñito mío" como chamamé en el lugar en que este conjunto actuaba permanentemente, en el Círculo Santiagueño. Pero solamente lo cantaban en la segunda entrada de las tres que hacía el conjunto en el salón, porque "Cariñito mío" como chamamé no lo convencía a "Blasito" por tratarse de una música paraguaya, y en esa entrada él no intervenía sino que solamente se presentaba el conjunto con el acordeonista "Tilo" Escobar y los hermanos Galarza. Finalmente, y debido al éxito obtenido, "Cariñito mío" en tiempo de chamamé fue grabado por el conjunto de Blas Martínez Riera el 21 de julio de 1981, con las voces de los hermanos Juan Manuel y Roberto Ramón Galarza. El tema apareció en el disco "Olor a fueye" (Sello Odeón Disco Nº 6332) que posteriormente fue consagrado "Disco de Oro" (el 2do. obtenido por "Blasito"). En este disco participaron -además de "Blasito" y los hermanos Galarza- Eulogio "Tilo" Escobar en acordeón y Melitón Núñez en guitarrón. Posteriormente, los hermanos Galarza al frente de su propio conjunto, continuaron interpretando "Cariñito mío" como chamamé en sus presentaciones, como un tema permanente de su repertorio.


Carátula del disco "Olor a fueye" (1981) que incluyó el tema "Cariñito mío" en tiempo de chamamé y que fue cantado por los hermanos Juan y Ramón Galarza.


 

También el chaqueño Feliciano "Toto" Maidana (1931-2001) grabó el tema como chamamé en el año 1986 y salió editado en el álbum "Pa' los amigos" (cassette Sello Magenta Nº 220) con el mismo Maidana en bandoneón, Alejandro Torales en acordeón, y las guitarras de Marcelino Fernández y los hermanos Luis Vázquez y Oscar "Cacho" Vázquez. Fue cantado a dúo por Luis (1ra. voz) y "Cacho" Vázquez (2da. voz).


CARIÑITO MÍO - chamamé

Letra: Loretta Dartés
Música: Diosnel Chase

Cariñito de mi vida
dime por Dios donde estás,
regresá pronto a mi lado,
tu ausencia me matará.

Te quiero con toda el alma
como a nadie amé jamás,
si me faltan tus caricias
las penas me matarán.

Estribillo

Yo quiero borrar, 
cariñito mío,
de mi mente loca 
tan tristes recuerdos
que me hacen penar.
Pero en vano fue 
querer olvidar,
sólo pienso en tí 
cariñito mío,
y me haces llorar.

Tal vez recuerdes un día
lo mucho que te adoré,
pero entonces será tarde
porque ya me moriré.

Tesoro del alma mía
acordate de tu amor,
devolveme tus caricias
me está matando el dolor.


Fuentes consultadas:

-Gutiérrez Miglio, R. 2007. Quevedo-Maidana y su conjunto correntino en el mundo del chamamé. Ed. El Reino Guaraní. p. 66-68.
-Villegas, G.R. 2011. Las mujeres de Gardel. Blog "Yayi, gatos y fútbol". Consultado el 25 de junio de 2011.
-Wikipedia.org. Diosnel Chase. Consultado el 25 de junio de 2011.

domingo, 19 de junio de 2011

Historiando cantares - El hormiguero


Por: Roque "Tito" Casals (Santa Elena, Entre Ríos)

Mi lindo pago entrerriano

Todos los pueblos tienen su propia sabiduría, su tipicidad, familias tradicionales, personajes, costumbres, hábitos de vida, es decir, lo que conforma su personalidad colectiva. Son los aspectos culturales y espirituales que perviven en el seno del pueblo y que forman parte de sus afectos, de su tradición y de su historia.
También los accidentes geográficos, como en nuestro caso el río Paraná, las barrancas, el monte, las lomadas, los arroyos, el paisaje costero, son partes importantes que inciden con la cultura del trabajo y el resto de las actividades.
Si bien nadie elige el lugar donde va a nacer, se nace en medio de todas estas cosas, que con el correr del tiempo, si se las asume plenamente, tal como ocurre común y normalmente, pasan a formar parte de las cosas queridas de las que sentimos satisfacción y orgullo, en el buen sentido de la palabra.
Santa Elena tiene esas particularidades. Tiene esencia de pueblo chico, pero de alma y corazón muy grandes: generoso, apacible, solidario, sufrido, luchador y esperanzado.
Su historia está impregnada de hechos y acontencimientos cimentados en el trabajo fecundo de su gente, desde aquel lejano 1871 cuando comenzó a funcionar el Saladero "Santa Elena". Fuimos punta de la actividad fabril en el norte entrerriano, sostenido fuerte y decididamente por varias generaciones de hombres y mujeres que con su esfuerzo fueron construyendo el bienestar, el progreso y la felicidad del pueblo. Esa historia es muy rica, donde abundan matices periféricos, no menos importantes, vinculados más bien al folklore lugareño, que tiene un colorido propio, donde hay personajes únicos y situaciones que surgen de un ambiente muy particular, como fue el Santa Elena de antaño.
Mi intención es contarles algo de eso, recordar y a la vez valorar las cosas del ayer, de ese tiempo lindo donde se fue gestando la vida comunitaria, con sacrificios, con amor, también con penas y alegrías, en mi lindo pago entrerriano.


 El frigorífico hacia la década del '30
(fotografía extraída del sitio Santa Elena Total)


EL HORMIGUERO (cantar correntino)

Así figura en la carátula de "La Historia del Chamamé" Vol. 1 cuyo trabajo pertenece a Ricardo R. Visconti Vallejos, grabado el 29 de mayo de 1947. Autores: J. González y Antonio Giannantonio. Intérprete: Cuarteto Correntino "Ramírez" (director Marcos Herminio Ramírez). Canta: Manuel Gómez.
El tema está referido a un lugar de Santa Elena y vinculado con la cuestión social y cultural del pueblo, en la década de 1940. El prestigioso músico correntino Antonio Giannantonio, tenía familiares en Santa Elena a quienes visitaba muy a menudo, de manera que conocía muy bien el movimiento cultural, rico en matices, en torno a la planta frigorífica, donde trabajaban criollos del norte entrerriano y sur correntino. Así es como el chamamé tenía gran predicamento entre los trabajadores y sus familias, una sociedad donde nunca se distinguió por tener varias clases o niveles sociales.
En ese tiempo, don Federico Viggiano, un hombre más bien gordito y bonachón, quien gozaba del aprecio de la paisanada, hizo construir un amplio salón con paredes de mampostería y techo de paja, para las reuniones sociales, sobre todo para las bailantas de los fines de semana, al cual concurrían muchos vecinos, familias de trabajadores y empleados del frigorífico y también gentes de los parajes y pueblos vecinos.
No tuvo mejor idea que bautizarlo con el nombre de "El hormiguero" a raíz de que justo en el medio de la pista había existido un gran hormiguero, tapado luego con hormigón y con el piso alisado de cemento. Pero lo interesante era que la paisanada elegía justo ese lugar porque retumbaban fuertes sus zapateos.
La poesía pinta muy bien el lugar, las buenas relaciones entre los entrerrianos y correntinos, y describe también la calidad de la gente.

EL HORMIGUERO (cantar correntino)

Letra: J. González
Música: Antonio Giannantonio

En el pueblo Santa Elena
sobre el río Paraná
hoy me entero puí porá
refugio de gente buena.

Correntinos y entrerrianos,
troperos que están de paso,
se confunden en abrazos,
como si fueran hermanos.

Don Federico Viggiano
es el hombre convocante,
porque reúne a los paisanos,
los gavilán y otros tantos.

Vienen para el Saladero,
gente machaza y de ley,
de Algarrobo y Puerto Buey
al baile del hormiguero.

También vienen de La Paz,
de Bovril y Punta Cadena.
En el pago de Santa Elena,
la linda gente cambá.

En el baile del hormiguero
va la gente a divertirse
y hasta polcas han de oírse
todos los santaleneros.


Marcos Herminio Ramírez. Acordeonista pionero y director del "Cuarteto Correntino Ramírez". 
Fotografía aportada por el autor del blog.




El cantautor y guitarrista Manuel Gómez. Le puso su voz al tema "El hormiguero" grabado el 29 de mayo de 1947. 
Fotografía aportada por el autor del blog.

Intérprete: Cuarteto Correntino "Ramírez".
Canta: Manuel Gómez.
Grabado el 29 de mayo de 1947.
(Aporte de Daniel Nazar)

 

Texto extraído de:
Revista "Cuando el Pago se hace Canto" - Edición Nro. 30. Pags. 13-14. 2010.
Publicación anual de la Fiesta Provincial "Cuando el Pago se hace Canto", La Paz, Entre Ríos.

Editor responsable: Centro Cultural "Cuando el Pago se hace Canto".
Coordinación General: Carlos "Mange" Casís, Italia 1395, La Paz (3190) Entre Ríos, Argentina.
E-mail: carlosmangecasis@hotmail.com

martes, 23 de noviembre de 2010

Historiando cantares - La vestido celeste


 "Conjunto Correntino Irupé". 
Atrás y de izquierda a derecha: Angel Domínguez, Roberto Ferradás Campos y Santiago Barrientos. Adelante y de izquierda a derecha: Manuel Gómez, Pedro de Ciervi y Ramón B. Montenegro.
Fotografía de la década del '50.
Gentileza de Rubén Ferradás Campos (nieto de Roberto).

"LA VESTIDO CELESTE"

Muchas veces nos hemos preguntado en presencia de obras musicales dedicadas a ciertas personas, si eran frutos de la imaginación de sus creadores o efectivamente existieron sus destinatarios. En el caso del valseado "La vestido celeste" tratábase de la esposa del comisario de la seccional, quien acostumbraba vestir prendas de esa tonalidad y en los años '50 era asidua concurrente a los sitios bailables porteños donde actuaban conjuntos correntinos, entre otros el "Teatro Verdi" de La Boca, salones "Sáenz Peña" y "Rioja", donde se gestó la clásica composición. En esa época era número exclusivo de esta última sala, el Conjunto Correntino "Irupé", cuya dirección ejercían Roberto Ferradás Campos (bandoneonista) y Santiago Barrientos (acordeonista), luciéndose como cantor Pedro Rodríguez de Ciervi. En seguida nació una relación amistosa entre la dama y éste, quien compone la melodía en su honor.
Más tarde, el letrista Heraclio Pérez le agrega unas intencionadas glosas y así lo graba el "Cuarteto Santa Ana" de Isaco y Montiel, interviniendo Pedro de Ciervi en el recitado. En virtud del éxito que obtienen, éste escribe los versos que conllevan al testimonio de admiración para con la heroína inmortalizada en el seno popular.

PEDRO RODRÍGUEZ DE CIERVI

Guitarrista y cantor de voz melodiosa, Pedro José Rodríguez de Ciervi destacó además aptitudes de inspirado autor y compositor. Nació el 29 de junio de 1912 en Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires [(Nota: otra versión indica que nació en San Miguel del Monte, provincia de Buenos Aires) (1)] y se inició profesionalmente con la orquesta de tango que dirigía Nicolás Tauro. Afincado en la capital debutó por Radio Splendid con "Los Arrieros Cantores", cuya formación integraban Antonio Tormo, Remberto Narváez y "El Zarco Ajeno", entre otros. Luego alternó en los conjuntos del pianista Carlos Montbrun Ocampo y sus "Alegres Fiestas Gauchas" y "La Tropilla de Huachi Pampa", capitaneada por Buenaventura Luna.
De una conversación mantenida con Mauricio Valenzuela surge su decisión de ingresar al campo guaraní, registrando con él por primera vez en el disco, las letras de los motivos tradicionales "La caú", "Fierro punta" y "La llorona". También accede a la instancia fonográfica con "Osvaldo Sosa Cordero y sus Correntinos" y el Conjunto "Irupé", respectivamente.
No obstante, su ciclo más exitoso lo cumple cuando integra el "Cuarteto Santa Ana" dirigido por Isaco Abitbol y Ernesto Montiel, repitiendo el suceso al asumir el segundo la conducción del grupo. Finalmente graba algunas placas con el "Trío Taragüi" de Pedro Sánchez. La cinematografía también figura entre sus actividades, interviniendo en las películas nacionales "Sendas cruzadas", "Las sorpresas del divorcio" y "Oro blanco", donde interpreta la canción "Correntino, soy señor", cuya autoría comparte con Ferradás Campos y Pascasio Enríquez. En materia creativa, sus piezas más celebradas fueron "El yaguareté", "Adiós Villa Guillermina", "Me llaman el campiriño" y "Vuelve corazón". Alejado de la música, vivió en la ciudad de Bariloche hasta sus últimos días.
Como autor y compositor, registró 143 obras en SADAIC.
Pedro Rodríguez de Ciervi, el popular "El Campiriño Pedro", falleció en el año 1995.


 "Conjunto Correntino Irupé".
Atrás y de izquierda a derecha: Pascasio Enríquez, Angel Domínguez, Ramón B. Montenegro y Roberto Ferradás Campos. Adelante y de izquierda a derecha: Pedro de Ciervi y Santiago Barrientos.
Fotografía de la década del '50.
Gentileza de Rubén Ferradás Campos (nieto de Roberto).


LA VESTIDO CELESTE

Letra y música: Pedro Rodríguez de Ciervi.

Glosa

Se va formando la rueda
cada cual con su pareja,
y en la puerta de la verja
que da al lado del poniente,
hay un murmullo de gente
y un aplauso prolongado,
al romper un valseado
como se baila en Corrientes.

I

La vestido celeste
todos la llaman
y para ella va mi canción.
Es de miel el besar
de mi correntina
y sus labios de fuego son.

II

Mi sultana en flor,
mi cuñataí,
escucha el cantor
que te canta así.
Virgen montaraz
de mi Taragüi,
sos el dulce afán
de tu cunumí.

Hablado

Pa' bailar este valseado
se necesitan dos cosas:
una guaina buena moza
y que esté parejo el piso...
Ah! me olvidaba una cosa:
que no tenga compromiso...

Estribillo

Es sencilla y lozana la guaina hermosa
que ha robado mi corazón.
La vestido celeste todos la llaman
y para ella va mi canción.


Fuentes consultadas:
-Sr. Rubén Ferradás Campos (nieto de Roberto Ferradás Campos).
-Sociedad Argentina de Autores y Compositores (SADAIC).
-Cancionero correntino de autor anónimo.
-Sr. Walter Magnelli (1).

miércoles, 23 de junio de 2010

Historiando cantares - Avío del alma


Hola mis amigos.
Revolviendo entre mis cosas, encontré este texto que quiero compartirlos con todos ustedes.
Se trata de la letra -y su historia- del poema "Avío del alma" de Julián Zini y que hace varios años -cuando el propio Zini tenía su página web (creo que fue en el año 2003)- lo había "bajado" y copiado porque me traía muchos recuerdos de mi temprana adolescencia.
A este poema lo escuché por primera vez en diciembre de 1983 por "Los de Imaguaré", en el disco "Memoria de la sangre", cantado por "Michel" Sheridan y Julio Cáceres (con el recitado también de Julio). Era fin de año y yo estaba en 1er. año de la secundaria. Había que hacer la representación teatral de "Avío del alma" y el profesor encargado de llevar adelante la obra, tenía el vinilo recién comprado. Y me llamó mucho la atención de ese grupo chamamecero, hasta tal punto que le pedí a mi papá que comprara el cassette. Hasta ese entonces, yo para nada era chamamecero, y ni siquiera me sentía atraído por esta música.
Y precisamente ese cassette -que aún conservo- es el que está en este blog en la entrada "Los de Imaguaré - Memoria de la sangre".
Además, una versión del propio Julián Zini y su conjunto "Neike chamigo", también está en este blog.
Espero que les guste.
Será hasta la próxima, Dios mediante.
Pablo


Estación "Monte Caseros" (Corrientes)
Fuente: Foro Transportes

Escribe Julián Zini

Si mal no recuerdo, fue el 9 de marzo de 1950.
Mi padre me embarcó en el tren "Urquiza", desde Monte Caseros rumbo a Corrientes capital. Aunque iba con cuatro chicos más, era mi primer viaje solo. Me estaba yendo al Seminario.
Tenía 10 años y hoy me suena a cuento...
Me causa risa recordarlo, pero es cierto. Mi pequeño "avío" eran cuatro "sanguches" de galleta y mortadela, más un litro de mate cocido. El tren salió a las 4 de la tarde. Así viajé 7 años a Corrientes, y después 7 años a La Plata. Primero al norte, luego al sur. La consabida caja de zapatos con la gallina hervida, el matambre y demás, era todo un ritual.
Y teníamos la hermosa mala costumbre de, apenas arrancaba el tren, había que echarle un vistazo al avío:

-A ver fulano, bajá tu gallinita...
Y casi siempre venía la "probada" con las respectivas ponderaciones del caso y "el convite"... Cada vez que pienso en el avío, suelo pensar en cuánto se nos achaca de "imprevisores" y me cuesta creer, aunque sea cierto, que lo seamos...
Este gesto feliz de nuestro modo de ser, me ayudó a descubrir otro "avío" que lleva la gente como un verdadero "Avío del alma".


Padre Julián Zini



AVÍO DEL ALMA (Poema de Julián Zini - Música de Julio Cáceres)



Si ven que el San Jorge y la araña pelean,
si anoche escucharon a los suirirí,
si habló la ranita y el charque gotea,
seguro que el tiempo se está por venir.

-Va a cambiar el tiempo -nos dijo la abuela,
porque han florecido los tipichata…
va a cambiar, no ven que las hormigas vuelan
y el viento está dulce de niño-rupá…
Va a cambiar el norte está sacando agua,
y ya van tres días que soplando está;
cielo de ovejitas” “después de un sol de agua”,
cuando entre la luna, el tiempo se vendrá…

Ese era el lenguaje sabio de la abuela,
que se hizo en la escuela de un pueblo arandú;
¡va a cambiar, es cosa de tener paciencia,
esa vieja ciencia de los poriajhú!

-Va a cambiar el tiempo-,me acuerdo decía
la abuela esa tarde en que mamá lloró
preparando el bolso, puesto que, partía
rumbo a Buenos Aires mi hermano mayor.
-Aquí está su ropa y aquí está su avío:
le hice una gallina, matambre y chipá;
van unas naranjas y unos pastelitos
y aunque el viaje es largo, pienso, ha de alcanzar…
No olvide su abrigo que es de lana cruda
y lleve el ponchillo que usó su papá…
Y entonces la abuela, como quien ayuda,
tragándose un llanto, volvió a sentenciar:
-Vaya con cuidado; sea manso y prudente,
que Dios y la Virgen le han de acompañar;
para los peligros sepa ser creyente:
Santa Catalina no le va a fallar.
Y en los temporales de la vida tenga
presente a su madre que lo supo alzar
cuando usted era chico contra la tormenta:
venciendo al mal tiempo sólo con rezar…
Sepa que en su alma lleva usted otro avío
que es como una herencia de amor familiar;
se lo dio su gente, su pago querido,
y en su sangre joven se ha de retornar.
Le hablo de esas ganas de brindarse a todos,
del corazón grande, valiente y capaz,
de jugarse entero y encontrar el modo
de salir a flote en la adversidad.
Le hablo de esa mano tendida y abierta,
con el gesto antiguo de la caridad,
mano de chamigo que se da sin vueltas,
del que abre la puerta y ofrece su pan…
Avío del alma hecho de franqueza,
sencillez, respeto, hombría y lealtad…
Ya ve, siendo pobre, lleva una riqueza;
recuerde: se aumenta, compartiéndola.
Y oiga bien, un día cuando cambie el tiempo,
si este avío le dura dentro de su ser,
usted o sus hijos, o acaso sus nietos,
por Dios y la Patria tendrán que volver.
Sepa que yo al irme a “la tierra sin males”,
dejaré mis huesos y mi corazón
abonando el suelo del que hoy usted sale
¡y para el que quise siempre lo mejor!!!

Ese era el lenguaje sabio de la abuela
que se hizo en la escuela de, un pueblo arandú;
¡va a cambiar, es cosa de tener paciencia,
esa vieja ciencia de los poriajhú!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...