Mostrando las entradas con la etiqueta Historiando cantares. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Historiando cantares. Mostrar todas las entradas

viernes, 7 de abril de 2017

Historiando cantares - El conseguidor

Mario Millán Medina

EL CONSEGUIDOR

Por el Profesor Enrique A. Piñeyro

Este chamamé, letra y música de Mario Millán Medina, hace referencia a un personaje que existió y él lo conoció en una oportunidad. Su nombre era BENITO ALBORNOZ, de origen muy humilde, quien al quedar huérfano de padres fue criado desde muy niño por unas hermanas de apellido GOROSITO que vivían en una chacra de su propiedad, en el paraje Crucecitas, departamento Nogoyá, provincia de Entre Ríos. Luego, ya joven, Benito recorría el pueblo cercano vendiendo huevos "caseros", gallinas, hortalizas varias, fruto del trabajo en la chacra de sus madres adoptivas. Todos los habitantes de la zona utilizaban en realidad el apodo de "GOROSITO", pues su nombre y apellido verdaderos eran desconocidos. Provenía indudablemente de quienes generosamente lo habían recogido y lo trataban como a un hijo. 

En una oportunidad, un vendedor de Lotería de Entre Ríos, le ofrece un "entero" convenciéndolo que de esta manera se haría rico, saliendo de su pobreza. Benito compra el billete y sucede el milagro. Su número, elegido al azar, es premiado con la denominada "La Grande", máxima cantidad de dinero del sorteo. Transformándose desde ese día en un verdadero millonario. Esto ocurre en la década de 1950. Sus progenitoras sustitutas le ayudan a invertir el dinero y le compran un extenso campo en la zona y muy pronto inicia la compra de animales vacunos, transformándose en un ganadero de prestigio. Se erige en "patrón" y su generosidad era muy reconocida. Cada cierto tiempo organizaba en su "estancia" con musiqueada chamamecera y baile en la que el ya famoso "Gorosito" intentaba pre-seleccionar a la quien sería su futura esposa. El término utilizado era "conseguir la pretendienta". Quien tenía éxito en la conquista amorosa era un "conseguidor".

Millán Medina narra esta situación ya que en una oportunidad fue contratado por el ya famoso "Gorosito Albornoz", como cantor con su conjunto musical a uno de estos "bailes comprados". Así se denominaba porque "el dueño de casa era el comprador del baile", era quien pagaba a los músicos, toda la comida (asado y gustosos platos criollos del arte culinario correntino), la bebida en abundancia y asumía decisiones para elegir la "dama casadera". La numerosa concurrencia invitada, de toda la zona o "pagos" cercanos interpretaba aquella "musiqueada" como un genuino "festejo con chanzas". Esto incluía "chamamé con bastonero y con relaciones", "chamamé con premios", "concurso de zapateo chamamecero" y otras "licencias" (en la Castilla Antigua era: "La facultad o permiso para hacer una cosa / Abusiva libertad para decir u obrar". Diccionario de la Lengua Española. Real Academia Española, Madrid, 1970, 19° Edición). Artilugios que conforman actitudes propias de una idiosincrasia peculiar y campiriña del pasado correntino rural. Eran costumbres de "otros tiempos". El hecho ocurre en 1950, es decir más de 60 años atrás. Hoy todo esto ha cambiado y es historia olvidada. Millán Medina recopila, escribe la letra en versos, narra y canta en 3 minutos aquella historia donde confluyen personajes reales, usanzas añosas de las "conquistas amorosas y de apareamiento", de posibles "amoríos, romances y casorios". Todo esto conlleva la "chamameceada con festejos". Maneras de "ser y estar" que es producida por "obligaciones". Respetuoso comportamiento de "los damos con las damas" preparadas para "el encuentro o romance" al participar en la "musiqueada comprada". Eran solamente las ocasiones propuestas por el "patrón del lugar y del baile", como las "chanzas" que permitían ciertas "licencias".

De acuerdo con los versos de Millán Medina, Gorosito logra conseguir a una guaina. Los versos dicen..."Había en el pago una linda guaina/ a quien a ella nadie le apalabró/ y fue bailando este chamamé/ que Gorosito la conquistó..."/. Los asistentes persuadidos del hecho exclaman: "¡No tenés guaina Gorosito!". Y agregan luego una explicación breve "Mirá pues la que decía que no/ se va dormida en sus brazos/ rendida al Conseguidor...". Y finaliza el tema musical con la expresión de alegría o zapateo de Benito y la estrofa consigna: "Zapatea el que ha conseguido/ ella se zarandea muy despacito/ no falta ya quien le diga/ "¡no bailás nada Gorosito!".

Nota: "El conseguidor" fue inscripto en SADAIC el 24/12/1974.


EL CONSEGUIDOR (chamamé)


Letra y música: Mario Millán Medina


Cuando se toca este chamamé
hasta los viejos paran la oreja
y cuando empieza ya su compás
por sacar la dama se atropella.

El más bailado de todo el pago
porque le llaman "El Conseguidor",
al que no baila se lo lleva preso
y hablar la dama es obligación.

No se respeta al bastonero,
a la casada, ni a la soltera,
a toda se la apalabra
y se convencen hasta las viejas.

Zapatea el que ha conseguido,
se balancea muy despacito.
No falta ya quién le diga:
"¡No bailás nada, Gorosito!".

Cuando se toca este chamamé
se ruborizan algunas guainas,
y entre que bailan y que no bailan
van de "siñuelo" las veteranas.

Allá en el pago una guaina linda
que nunca a nadie lo aceptó
y bailando este chamamé
pues Gorosito la convenció.

"¡No tenés guaina, Gorosito!",
mirá la que decía que no...
se va bailando en tus brazos,
rendida al Conseguidor.

Zapatea el que ha conseguido,
se balancea muy despacito.
No falta ya quién le diga:
"¡No bailás nada, Gorosito!".







sábado, 11 de marzo de 2017

Historiando cantares - Niña del ñangapirí

Hola amigos.
Con el permiso del maestro Ricardo "Tito" Gómez, comparto este relato escrito por él en donde relata la historia de la melodía del chamamé "Niña del ñangapirí". Pero antes quiero dejarles un poco de la historia de su paso por dos agrupaciones que fueron fundamentales para expresar toda su creatividad artística musical.

LOS DE IMAGUARÉ

El grupo "Los de Imaguaré" nació el 5 de julio de 1977. En el año 1978, el conjunto estaba integrado por Julio Cáceres (guitarra y voz), Joaquín "Gringo" Sheridan (bandoneón y acordeón), "Pocholo" Airé (guitarra) y Roberto Galarza (guitarrón). "Pocholo" Airé se va y cuando surge la propuesta de una grabación (el 1er. disco larga duración), Cáceres y Sheridan viajan a Buenos Aires con Oscar "Cacho" Espíndola (invitado solamente para esta grabación) y Roberto Galarza para grabar "Viajeros de sueños" en agosto de 1978. En este disco aparece por primera vez "Niña del ñangapirí" cantado por Julio Cáceres. A pesar de no integrar todavía el grupo, "Tito" Gómez era el principal melodista de los versos de Julián Zini. De los 12 temas grabados, la autoría de "Tito" Gómez aparece en 6 temas ("Desde la patria chica", "Canto agradecido", "Niña del ñangapirí", "Nuestros sueños y la distancia", "A orillas de tu silencio" y "A un amigo verdadero").
En octubre de 1978, Roberto Galarza se retira y se integra Carlos Núñez. Con él presentan el disco en giras por todo el país. En octubre de 1978 también se integra Ricardo "Tito" Gómez, quedando entonces conformada la agrupación de la siguiente manera: Cáceres, Sheridan, Núñez y Gómez, quienes graban el 2do. trabajo titulado "El camino del amor". Carlos Núñez se aleja, se reintegra nuevamente "Pocholo" Airé y graban el 3er. disco titulado "Chamamecero" en julio de 1980. Posteriormente, se va "Pocholo" Airé y entra Rudy Flores y graban el 4to. disco "Nuestro canto" en 1981, siendo éste el último disco en el que participa "Tito" Gómez con "Los de Imaguaré".


"Los de Imaguaré". Año 1979. Julio Cáceres, Carlos Núñez, "Tito" Gómez y Joaquín Sheridan.



REENCUENTRO

Años más tarde, en 1986, Ricardo "Tito" Gómez se "reencuentra" con el  "Gringo" Sheridan (habían sido compañeros de grupo en "Los de Imaguaré") y forman el "Grupo Reencuentro" junto también a los hermanos Miguel Angel "Michel" Sheridan y Santiago "Bocha" Sheridan, más Orlando "Carozo" Gutiérrez (los hermanos "Gringo" y "Michel" Sheridan habían dejado "Los de Imaguaré" en el año 1985). Con esta agrupación grabaron los dos primeros discos "Neike chamigo" (1986) y "El canto de nuestra gente" (1987). Más tarde se va "Carozo" Gutiérrez y entra Carlos Miño. Con esta nueva agrupación graban "Por el viejo camino" (noviembre de 1988), siendo el último disco que graban los hermanos Sheridan ya que fallecen trágicamente en 1989 en Bella Vista. En el año 1992, el grupo graba el disco "Al fin de cuentas" y acá aparece nuevamente "Niña del ñangapirí" con las voces de Santiago "Bocha" Sheridan (1ra. voz), Mario Prieto Linares (2da. voz) y "Tito" Gómez (3ra. voz), más el acompañamiento de "Pocholo" Airé en guitarra y Roberto Romero en acordeón. Este fue el último disco de "Reencuentro" en el que participó "Tito" Gómez. Posteriormente, el grupo graba el último trabajo titulado "Por este sueño azul" (año 1993) con otros integrantes (Santiago "Bocha" Sheridan, Mario Prieto Linares, Ramón "Pocholo" Airé y "Ricardito" Silva).



Grupo "Reencuentro" (Año 1987). De izquierda a derecha: Miguel Angel "Michel" Sheridan, Carlos Miño, Joaquín "Gringo" Sheridan, Ricardo "Tito" Gómez y Santiago "Bocha" Sheridan.


Resumiendo...

Participación de Ricardo "Tito" Gómez en grabaciones con "Los de Imaguaré":
"El camino del amor" (1979)
"Chamamecero" (1980)
"Nuestro canto" (1981)

Participación de Ricardo "Tito" Gómez en grabaciones con "Grupo Reencuentro":
"Neike chamigo" (1986)
"El canto de nuestra gente" (1987)
"Por el viejo camino" (1988)
"Al fin de cuentas" (1992)


NIÑA DEL ÑANGAPIRÍ

Por Ricardo "Tito" Gómez

Corrían los años '70 y siempre apasionado por las motos, me enteré que había llegado una al pueblo, fui a verla y me quedé muy loco, más que de costumbre. Yo ya tenía una, muy maltrecha de tanto correrla pero ésta era cero kilómetro y sabía que si la compraba la iba a poder preparar para las carreras de motos que siempre fueron mi pasión, paralelamente con la música. Tan maravillado me tenía esta máquina, que me iba todas las noches a mirarla a la mueblería de Seiguer con un temor parecido al pánico para que nadie me la comprara. Además, sabía, que de vender la mía podría comprarla con el dinero obtenido por esa venta a crédito porque don Seiguer ya me había financiado la primera moto y yo había cumplido con regularidad las cuotas, o sea, que tenía el crédito asegurado para la nueva. Entonces puse un aviso en el diario y en esa espera estaba cuando me llamó Julián para que fuera a la Iglesia Las Mercedes, de mi pueblo adoptivo de Mercedes, soy nacido en la Liverpool del chamamé o sea, Curuzú Cuatiá, gracias a Dios. A regañadientes fui y me dijo que quería que le pusiera música a un nuevo poema, ya que él, me había elegido como su melodista, era su elegido, cosa que no me resultaba tan simpática en ese momento motoquero en el que estaba, como diría el genio escritor de mi hermano Bosquín Ortega, vivía mis locuras "equidistante de manubrios y diapasones". Entonces tomé la guitarra y le puse la música de la primera parte y me asaltaron las ganas de saber si podía concretar la operación de la moto nueva; resultado... quedó la melodía por la mitad y le dije: "me voy Julián porque tengo que hacer". En el altillo que queda frente a la Iglesia de Las Mercedes, donde nos reuníamos todas las tardes a ensayar "Los Hijos del Paiubre", se juntaron Joaquín "Gringo" Sheridan, Francisco Cerimele, Carlitos Núñez, Julio Cáceres y el propio Julián Zini, a tratar de completarla con la música del estribillo. Después de vanos intentos infructuosos ya que los versos de "ese estribillo" tenían una métrica bastante larga que requería un desarrolllo melódico importante, no lo podían terminar. Entonces Julián dijo: "acá hay una sola salida, hay que llamarlo a Tito" y alguno de los allí reunidos le dijo: "vo´ nomá sabé que el loco va a venir, si está desesperado tratando de vender su moto". Entonces Julián con una sonrisa socarrona contestó: "ya vas a ver cómo va a venir". Yo estaba plastificado al lado del teléfono esperando que me llamaran para comprarme mi vieja moto, entonces apenas sonó el teléfono, con toda premura levanté el tubo y del otro lado que escuché? La voz de Julián que me decía: "vení rápido para acá que aquí hay un comprador para tu moto". Las cuadras que me separaban de la Iglesia eran apenas metros para mi ansiedad. Iba en la vieja moto a todo lo que daba, despreciando la aceleración, los frenos, y pensándome regresando en la nueva máquina. Cuando llegué al altillo, le pregunté a Julián: "¡¡¿Dónde está el comprador de mi moto?!" y respondió él: "En seguida viene, fue a hacer una diligencia y ya vuelve". Me puso una guitarra en los brazos, la letra enfrente de los ojos y encendió un grabador diciendo: "mientras tanto, terminame pues la canción que me dejaste inconclusa", y yo sin ninguna gana y como para que me deje de hinchar el cura, le puse la música del estribillo como al descuido, porque mi mente estaba en ese otro tema que me tenía preocupado.


Jamás imaginé que esa canción hecha como al descuido, iba a ser el clásico que me identifica en la actualidad, más que ninguna de mis otras canciones. Los misterios que tiene la gente cuando hace suya una canción...Un lindo recuerdo...

La foto es meramente ilustrativa, aunque la "Niña del ñangapirí" era una cosita así, muy similar a la niña de la foto en lo de bellamente juvenil...

Nota del administrador del blog: al final..."Tito" vendió la moto y se compró la nueva...



NIÑA DEL ÑANGAPIRÍ

Letra: Julián Zini
Música: Ricardo "Tito" Gómez


Hoy anduve por el monte de mis años inocentes
pellizcando la dulzura roja del ñangapirí,

y un noviembre de hace mucho se estrujó contra mis dientes,
y sangró un bello recuerdo de mi tiempo cunumí...

Yo era chico todavía, gurisito cabezudo,

que aprendió a robarle al monte su dulzor primaveral.
Y esa siesta entre zorzales, fui pombero corajudo
cuando te cambié un puñado por un beso, te acordás...?

Yo me fui como los ríos, sur abajo de la vida...
Vos quedaste en mi Corrientes y ya nunca más te ví...
Hoy que vuelvo niño-hombre con el alma dolorida,
te recuerdo emocionado, niña del ñangapirí...!

Recitado

Y ojalá que un viento norte, 
de esos vientos musiqueros
que en la noche de mi pueblo
desparraman serenata y sapukay,
lleve lejos, no sé a dónde...
y te deje en tu ventana 
esta flor de mi ternura
que nació por recordar...

Yo era chico todavía, gurisito cabezudo,
que aprendió a robarle al monte su dulzor primaveral.

Y esa siesta entre zorzales, fui pombero corajudo
cuando te cambié un puñado por un beso, te acordás...?

Yo me fui como los ríos, sur abajo de la vida...

Vos quedaste en mi Corrientes y ya nunca más te ví...
Hoy que vuelvo niño-hombre con el alma dolorida,
te recuerdo emocionado, niña del ñangapirí...!

"Niña del ñangapirí", por "Los de Imaguaré" (año 1978, disco "Viajeros de sueños"). Canta: Julio Cáceres.

"Niña del ñangapirí", por "Grupo Reencuentro" (año 1992, disco "Al fin de cuentas"). Cantan: "Bocha" Sheridan, Mario Prieto Linares y Ricardo "Tito" Gómez.

sábado, 4 de febrero de 2017

Historiando cantares - Recuerdos de Ypacaraí

Hola amigos.
En esta oportunidad les traigo la historia de esta bella guarania titulada "Recuerdos de Ypacaraí", compuesta por el paraguayo Demetrio Ortiz (1916-1975) y cuya letra le pertenece a la argentina Zulema de Mirkin (1929-2012).
Será hasta la próxima.
Pablo


Lago de Ypacaraí, San Bernardino, Paraguay
(fotografía extraída del sitio https://www.flickr.com/photos/victor_servian/9113081374)

En el año 1947, Demetrio Ortiz trabajaba como músico en un club de San Bernardino, localidad sobre uno de los laterales del lago de Ypacaraí, Paraguay. Al segundo día de estar allí, pasó una hermosa chica caminando por la calle del hotel en que se hospedaba. Él la saludó y ella se dio vuelta correspondiéndole su saludo con una tímida sonrisa. Demetrio Ortiz siguió sus pasos, hasta que la chica entró en una casa, y él se quedó en la esquina contemplando su alrededor. Al rato, la chica salió de la casa y comenzó a caminar. El músico se puso a su lado e inició una conversación que ella aceptó. Así, la chica le contó que la noche anterior había estado en el festival en el que había actuado Demetrio Ortiz, felicitándolo por ello. En esa conversación, ella se puso a entonar viejas canciones en guaraní con voz dulce y melódica. Luego, hicieron planes para volver a verse en el futuro. Él la visitaría en San Bernardo y ella iría a verlo a Asunción. Este proyecto no logró cumplirse y llegar a un final feliz, debido a la contienda civil que en el año 1947 azotó a Paraguay, produciéndose el desencuentro entre ambos.


Demetrio Ortiz
(fotografía extraída del sitio Americanosfera).

Tiempo después, en el año 1951, estando Demetrio Ortiz en la ciudad de Córdoba, actuando como integrante del conjunto de Félix Pérez Cardozo, al encontrarse a la noche en la habitación del hotel en que se alojaba, no se sentía bien, y estando solo, triste, sin familia, y lejos de su tierra, y comenzó a recordar los días felices de su pasado, y entre ellos aquella historia del lago de Ypacaraí. Allí mismo, pulsó su guitarra, y pensando en aquella muchacha compuso la música de "Recuerdos de Ypacaraí". Un año después, en 1952, en Buenos Aires, le entregó la música a Zulema de Mirkin, y ella le adaptó los versos que tiene la hermosa obra musical.

Zulema de Mirkin, cuyo nombre completo es Zulema Estela Carneiro de Mirkin, nació en la ciudad de Buenos Aires, barrio de Palermo, el 29 de julio de 1922.


Zulema junto a su esposo Jorge Mirkin
(fotografía extraída del sitio ABC Color).

La canción "Recuerdos de Ypacaraí" fue estrenada por Luis Alberto del Paraná en el teatro "Politeama" de Buenos Aires, de la calle Corrientes y Paraná, en un festival llevado a cabo por la colectividad paraguaya en el año 1953.

La letra de "Recuerdos de Ypacaraí", nació cuando en el año 1952 Zulema de Mirkin y Demetrio Ortiz fueron presentados en el café de Av. de Mayo al 1400, vereda norte, a la altura de la salida del subterráneo de la estación Sáenz Peña, donde se reunían los paraguayos del ambiente artístico. Allí, Demetrio Ortiz le cantó las notas de la música compuesta en Córdoba unos años antes, y luego Zulema de Mirkin le escribió los versos en su casa de entonces, calle Martínez de Hoz 550, hoy calle Arturo Illia, de la localidad de Villa Sarmiento, Ramos Mejía Norte, provincia de Buenos Aires.

El título de la obra vino al final, porque una vez que estuvo terminada, solamente le faltaba el nombre de un lago con cinco sílabas para que entrara en la métrica de los versos y en las notas de la melodía. Así fue que cuando solamente faltaba el nombre de un lago de cinco sílabas, Zulema de Mirkin le preguntó a Demetrio Ortiz, y él le dijo "Ypacaraí".Ella le dijo "...entonces ya está", y la letra quedó concluida.

Zulema de Mirkin hasta ese entonces no conocía el lago de Ypacaraí, y tardó 43 años en conocerlo, ya que recién en el año 1995 el Gobierno de Paraguay la invitó a asistir a un acto en homenaje a Demetrio Ortiz, al cumplirse 20 años de su fallecimiento. Recién entonces Zulema de Mirkin, autora de la letra de "Recuerdos de Ypacaraí", conoció el lago que baña las costas de San Bernardino.

La canción "Recuerdos de Ypacaraí" fue grabada casi inmediatamente de compuesta por Samuel Aguayo con su gran orquesta paraguaya el 14 de septiembre de 1953 y luego el 16 de agosto de 1956 con su gran orquesta paraguaya y coro. "Recuerdo de Ypacaraí", a su vez, fue incluida en varias películas como "El asesinato de Trotski" (1972), con Alain Delon y Richard Burton, en "La burrerita de Ypacaraí" (1962), con Isabel Sarli y Armando Bo, y en "Ochocientas leguas por el Amazonas" (1959).

Nota 1: para conocer más sobre el lago de Ypacaraí, hacer click AQUÍ.
Nota 2: Zulema de Mirkin falleció el 2 de junio de 2012.

RECUERDOS DE YPACARAÍ

Una noche tibia nos conocimos
junto al lago azul de Ypacaraí.
Tú cantabas triste por el camino
viejas melodías en guaraní.

Y con el embrujo de tus canciones
iba renaciendo tu amor en mí.
Y en la noche hermosa de plenilunio
de tus blancas manos sentí el calor
que con sus caricias me dio el amor.

Dónde estás ahora kuñata
î
que tu suave canto no llega a mí
dónde estás ahora, mi ser te añora con frenesí.
Todo te recuerda mi dulce amor
junto al lago azul de Ypacaraí,
vuelve para siempre
mi amor te llama, kuñataî.

Texto extraído del libro:
Roberto Gutiérrez Miglio 2008. Samuel Aguayo, el rey de la canción guaraní. Ed. El Reino Guaraní. p. 89-91.


"La burrerita de Ypacaraí", película de Armando Bo, con Isabel Sarli y Luis Alberto del Paraná (1962)

jueves, 8 de diciembre de 2016

Historiando cantares - Diversión de mi pago

Hola amigos.
En esta oportunidad quiero dejarles la historia del chamamé "Diversión de mi pago", obra musical de Ramón Quevedo y Lilito López. Fue grabada por primera vez en el año 1974 por Ramón Quevedo y su conjunto correntino.
Hasta la próxima.
Pablo



Ramón Quevedo y su conjunto correntino. De izquierda a derecha: Tito Salinas, Ramón Quevedo, Jorge Acosta y "Petu" Fernández. Año 1974.


Si bien el chamamé "Diversión de mi pago" es de carácter instrumental, en su título subyace una idea, una pintura, muy familiar para los autores del tema con vivencias relacionadas con la vida rural, con las tareas que se desarrollan en el campo. Lilito López nació en Quitilipi, provincia del Chaco, y Ramón Quevedo en el distrito Bandera del departamento La Paz, provincia de Entre Ríos. Pero Ramón Quevedo dejó el distrito Bandera cuando tenía 7 años de edad, con destino a San Jaime de la Frontera (departamento Federación, Entre Ríos) trabajando como peón en los obrajes, cumpliendo en dicha tarea una etapa laboral de su vida.

La diversión en el pago -que este chamamé recuerda con su título- se refiere a los domingos cuando los trabajadores de los obrajes y demás tareas rurales concurrían a las canchas o espacios libres donde se disputaban carreras cuadreras, carreras de sortija, con bailes, guitarreadas y canto, juego de taba, campeonatos de truco y otros juegos de naipes como el patillo y el boto.

Los concurrentes a la diversión jugaban por dinero por lo cual aquellos peones que concurrían allí después de haber cobrado, con su jornal íntegro, podían llegar a perder en 10 minutos todo el dinero que llevaban. Los juegos por dinero más el consumo de bebidas alcohólicas que allí se vendían en muchos casos ocasionaban peleas entre los jugadores que podían llegar a tener un final sangriento.

Las bebidas, al igual que las empanadas fritas (ya que no había hornos), las despachaban los vendedores poniendo a su alrededor arpilleras pintadas con cal, a modo de carpa, para que no pasara el viento ni el sol y quedar así resguardados.

A esa diversión la gente llegaba desde lejos, muchas veces caminando hasta cuatro o cinco leguas por el campo, saliendo el domingo a la madrugada para poder llegar a la fiesta a una hora adecuada.

El chamamé "Diversión de mi pago", con los recuerdos de aquellos domingos de campo y de fiesta, fue inspirado y compuesto en el año 1973 por Ramón Quevedo y Lilito López en la casa del primero, en calle Potosí 862 de Villa Jardín (partido de Lanús, Buenos Aires), y grabado por Ramón Quevedo y su conjunto correntino en el año 1974 (disco "Ramón Quevedo y su conjunto correntino", sello Prodisco N° 2002, con Ramón Quevedo en acordeón, Tito Salinas en bandoneón, y Alfredo Alonso, Jorge Acosta y José María "Petu" Fernández en guitarras).

Bibliografía consultada:

Gutiérrez Miglio, R. 2007. Quevedo-Maidana y su conjunto correntino en el mundo del chamamé. Ediciones El Reino Guaraní, Buenos Aires. 96 p.

martes, 17 de mayo de 2016

Historiando cantares - Vieja matera de estancia

Hola amigos.
Les traigo la historia del chamamé "Vieja matera de estancia", grabado por el Conjunto Ivotí en el año 1994. La autoría le corresponde al poeta santafesino Pablo Machado, mientras que la música es de Nardo Arballo quien era el 2do. acordeón del Conjunto Ivotí al momento de grabar el tema. 
Este disco fue el trabajo Nro. 15 de Ivotí, estando formado el conjunto Juan Carlos Mansilla (guitarra, canto, glosas y dirección general), Juan José Chazarreta (1er. acordeón), Nardo Arballo (2do. acordeón), Rubén Valenzuela (guitarra y 1ra. voz), "Toti" Aguilar (arreglos en guitarra y canto) y Reinaldo Filipi (sapucay).
Un agradecimiento a Gustavo Machado por permitirme publicar la historia de estos versos pertenecientes a su padre.
Pablo



"Vieja matera de estancia" (Pablo Machado - Nardo Arballo)

Nardo Antonio Arballo alias “El Peti” (por su baja estatura) fue una de las acordeones fundamentales de Ivotí. No es común que componga en tonos mayores y menos en Sol Mayor, ya que la gran mayoría de sus melodías son en tono menor dándoles ese toque de nostalgia que a mi entender tienen los temas en modo menor, pero esta vez nos sorprende a todos al traer a un ensayo esta bella composición en modo mayor y otro tema más también en Sol Mayor ("Para los Molina").
Pablo se quedó encantado con esa melodía y dijo: "¡ya vuelvo!"... Salió medio escarbando con la camioneta rumbo a mi casa y a los cinco minutos estaba de vuelta con una hojita escrita a máquina… "¡A ver Peti tocala de nuevo!"…Y le extendió el papel a Carlos que la recitó sobre la melodía.
Al terminar los tres se dieron la mano y así nació "Vieja matera de estancia" entre gestos de aprobación y un comentario de Pablo: "¡anoche no me podía dormir y me levanté a escribirla porque me daba vuelta esa letra!".
Esa matera era la vieja matera donde la peonada de la estancia "El Peligro" mateaba y hacía sus diarios guisos y asados.
En agosto del ’94 fue grabado por Ivotí (disco "Por una nueva esperanza"). El tema tal cual lo conocemos fue compuesto el 16 de octubre de 1993.

(Adjunto foto del original donde pueden verse las traducciones de puño y letra hechas por Pablo Machado)

viernes, 22 de abril de 2016

Historiando cantares - Viejo sombrero ala diez

Hola amigos.

Quiero dejarles hoy la historia del chamamé "Viejo sombrero ala diez" grabado por el conjunto "Ivotí" en el año 1993 (disco "Sentir nacional"). La letra es obra del poeta Pablo Machado, mientras que la música corresponde a Juan José Chazarreta.
Un agradecimiento a Gustavo Machado, hijo de don Pablo, por compartir esta historia.
Pablo



Néstor Maldonado (con su sombrero ala diez), Pablo Machado y Ramón "Monchito" Merlo
(fotografía de Gustavo Machado)

"VIEJO SOMBRERO ALA DIEZ" (Pablo Machado - José Chazarreta)

Pablo no era hombre de andar en los boliches o “bolichos” como les decimos comúnmente pero una noche se le dio por ir a ese bolicho del Barrio “El Silencio” de los pagos de Ceres al que se hace referencia en “Entre Amigos y Chamamé” (cuya letra, dicho sea de paso, le pertenece a Pablo y que fuera cedida en agradecimiento por gestiones en SADAIC a quienes figuran como autores).
Pablo siempre fue muy carismático y admirado por la paisanada porque encontraban en él al poeta simple que hablaba por ellos en las glosas y versos de los chamamés. Tal vez por eso un muchachón se le acercó entre amistoso y picadamente desafiante con su sombrero en la mano y le propuso: ¡Don Pablo le regalo mi sombrero pero con la condición que le haga un chamamé!.
Pablo lo aceptó de muy buen grado y se lo trajo para la casa… Era un sombrero no tan viejo pero si muy mal tratado por lo propio de las tareas rurales… Ese sombrero no era un adorno de una persona disfrazada de paisano sino de un auténtico criollo de campo, manchado por el polvo y las lluvias y vuelto a acomodar por el sol.
Deben haber pasado como 2 años hasta que uno de esos días en que uno se pone a hacer “limpieza”, dentro de un baúl lleno de cosas viejas apareció el sombrero… Por eso dice “...y en un baúl lo encontré”.
Luego Juan José Chazarreta, el “Tapecito del chamamé", acordeonista y creador del recordado Conjunto "Iverá", que para ese entonces ya integraba Ivotí, creó esa hermosa melodía y al ensamblarle la letra nació “Viejo sombrero ala diez”.

(Adjunto foto del original escrito a máquina por Pablo Machado)

Gustavo Machado



Nota: El sombrero "ala diez" recibe dicha denominación porque el ala mide 10 cm de ancho.


Predio de la bailanta oficial del Festival de Chamamé de Federal, Entre Ríos (09/02/08) 
(fotografía de Pablo Velazquez)

sábado, 9 de abril de 2016

Historiando cantares - Del campo me despedí

Hola amigos del blog.
En esta oportunidad les dejo la historia de este chamamé que el conjunto "Ivotí" grabara en el año 1991 y que apareciera en el álbum "Vamos a ver cómo se revuelca el toro" (1992). La letra es del poeta Pablo Machado, con música de Ramón Lezcano (guitarra y voz del conjunto".
Un agradecimiento a Gustavo Machado, hijo de don Pablo, por compartir esta historia.
Pablo

Néstor Maldonado, Pablo Machado y Edgar Estigarribia
(fotografía de Gustavo Machado)

"DEL CAMPO ME DESPEDÍ" (Pablo Machado - Ramón Lezcano)

Ramón Lezcano venía llegando en su bicicleta a uno de los ensayos de Ivotí con esa melodía. La venía tarareando y medio entresilbando, como quien hace algo para mantener la boca ocupada mientras le alcanzan un mate…Al bajar de la bicicleta, medio como una chanza y para indicar el final del recorrido y del chamamé le hizo el clásico: chaaaan… Pablo y Mansilla ya estaban sentados tomando unos amargos y mirándolo a Ramón casi al unísono le dijeron: ¡a ver, cantá de nuevo eso!... Ramón tuvo que recurrir a su memoria porque la venía improvisando y enseguida sacó su guitarra y le fue dando forma, no tal cual se grabó año y medio después sino más lento y con algunas diferencias sustanciales pues estaba pensado más para ser cantado que para glosa.
Al terminar el ensayo se la dio en un cassette a Pablo y le dijo: ¡a ver Pablo que letra se le puede poner a ésto!.
Esa misma tarde Pablo se sentó con el grabador y la escuchó repetidamente hasta que de pronto tomó una carpeta donde escribía y así de un solo tirón plasmó la letra en unos pocos minutos.
La letra original no es exactamente como la conocemos ya que como explicaba es un tema cantado y no recitado. (Adjunto una foto donde pueden verla ya escrita a máquina y pegada sobre la manuscrita que es exactamente igual).
Cuando finalmente se decidió que se grababa como glosa tras modificar y aligerar la melodía, Pablo le modificó lo que sería la segunda parte cantada para darle más énfasis.
La letra cuenta su propia experiencia cuando es despedido de la Estancia "El Peligro" donde fue encargado por más de 25 años a raíz de cambio de dueños de la firma en el año 1989… Justamente el tema data del 16/07/89.

Gustavo Machado


Video del "Conjunto Ivotí" interpretando "Cuando del campo me despedí". 
La persona que interpreta al paisano despedido por el patrón, no es nada más ni nada menos que el propio autor de la letra de este tema: Pablo Machado (1941-1996), padre de nuestro gran amigo Gustavo.
Vaya este video a modo de homenaje para don Pablo Machado. 
Fragmento obtenido del video http://www.grancosa.com/videos/ivotiH264.mov 
Gracias Angel Miguel
Pablo

domingo, 31 de enero de 2016

Historiando cantares - La lindera

Hola amigos.
En el día de hoy les traigo la historia de la muy conocida y famosa chamarrita "La lindera", obra magistral del músico, compositor, poeta, pintor y educador entrerriano oriundo de La Paz, Rubén Manuel Martínez Solís (1920-1996) y conocido artísticamente como "Linares Cardozo". Es considerado como el "padre" del folklore entrerriano y en su memoria, cada 29 de octubre (fecha de su nacimiento) se celebra el "Día de la Chamarrita Entrerriana".
Como base bibliográfica se tomó el libro "Linares y yo", editado por Néstor Cuestas en el año 1996.
Será hasta la próxima.
Pablo


Don Linares Cardozo

(fotografía del blog "Don Linares Cardozo")


Según algunos investigadores, como el historiador y antropólogo uruguayo de origen portugués Fernando Octavio Assunção (1931-2006), la chamarrita tiene una larga trayectoria que comienza en las islas Azores y desde allí a través de la inmigración portuguesa llega a Río Grande do Sul, en Brasil. Ella consistía en una danza muy popular entre los azorianos y esta misma trascendencia tuvo luego en la nueva tierra. Desde el sur de Brasil no hubo obstáculos para que la chamarrita llegara a la República Oriental del Uruguay y a las provincias argentinas de Corrientes y Entre Ríos, donde se queda y es rescatada por Linares Cardozo.

Don Linares recuerda, en una de sus conversaciones, que en su adolescencia y en oportunidad de andar tropeando, se cruzan con otra tropilla grande que iba a Santa Elena (departamento La Paz). Lloviznaba y uno de troperos, debajo del poncho, tocaba el acordeón. El capataz le dijo: "Mire bien...escuche a ese hombre que está tocando una chamarra...". Esta experiencia se le grabó para toda la vida, tanto es así, que llegó a tomar como seudónimo el nombre de aquel capataz: "Linares Cardozo".


La estampa de un gaucho entrerriano: el verdadero Linares Cardozo
(fotografía del libro "Linares y yo")

Su convivencia en el límite entre Entre Ríos y Corrientes hace que descubra una chamarrita correntina y una entrerriana: "La lindera", compuesta por este autor en la década del '50 y que hace referencia a ese linde o límite marcado por el río Guayquiraró. Este río que nace en el departamento Curuzú Cuatiá de la provincia de Corrientes, pertenece a la cuenca hidrográfica del río Paraná, recorre unos 158 km y sirve de límite a las provincias de Corrientes y Entre Ríos. 

En el año 1977, el sello Microfón edita el 5to. disco de "Los Hermanos Cuestas" titulado "Invitación al vuelo" y que es un homenaje a don Linares Cardozo. Uno de los temas fue precisamente "La lindera" que fue interpretada por orquesta, "Las Voces de Entre Ríos" y "Los Taiperos", participando el mismo Linares Cardozo en unas coplas al inicio.

Carlos "Mange" Casís, investigador, radiodifusor e impulsor de la fiesta "Cuando el Pago se hace Canto" de La Paz hace también su aporte. "Intencionadamente don Linares Cardozo hace una separación de la chamarrita entrerriana y la correntina, cuando dice: "anteayer fin de semana/ estuve en las cuatro esquinas/ bailando la chamarrita/ Chamarrita correntina", pero luego agrega: "Le dije mi palomita/ a una moza de ojos vivos/ bailemos la Chamarrita/ Chamarrita de Entre Ríos". Y agrega "...Nuestra chamarrita entrerriana, como nos enseñó don Linares, es arpegiada, no es rasgueada. Y así la tocan nuestros intérpretes. Al pasar puedo nombrar a Roque Mario Erazum, Ariel Maidana, Omar Morel, Hernán Rondán, Hugo Duraszcek, Fabián Casal, el dúo Calandria, Miguel Ramírez, entre otros." Finalmente, acota..."don Tarragó creó e interpretó chamarritas llamadas "correntinas", como ser "Amanecer argentino", "A bailar chamarrita", "Chamarrita pa' Victoria", entre otras."

LA LINDERA - chamarrita

Letra y música: Linares Cardozo

Anteayer fin de semana
estuve en las cuatro esquinas
bailando la chamarrita,
chamarrita correntina.

Cerquita’el Guayquiraró
por el Paso Yacaré,
escuché la chamarrita
y ahí nomás me entreveré.

Le dije “mi palomita”
a una moza de ojos vivos
bailemos la chamarrita,
chamarrita de Entre Ríos.

Chamarrita, chamarrita,
chamarrita ‘e Las Estacas
la bailo con mi guainita
porque es livianita y flaca.

La chamarrita lindera,
pagos del Mocoretá,
se baila media cansada
como el trote de aguará.

Cuando llueve en Entre Ríos
el buen gaucho se sosiega
deja el trabajo y al rancho
como el peludo a su cueva.

La prienda le está esperando
con sabrosas tortas fritas
matecitos con guitarra
y una linda chamarrita.

Por los pagos de Montiel
pisoteando el mío-mío
encontré la chamarrita, 

chamarrita de Entre Ríos.






Fuentes:
-Blog "Don Linares Cardozo" (http://donlinarescardozo.blogspot.com.ar).
-Cuestas, N.E. 1996. Linares Cardozo y yo. Editorial IGA. 71 p.
-Carlos "Mange" Casís. Comunicación personal (domingo, 31 de enero de 2016).

miércoles, 20 de enero de 2016

Historiando cantares - A Carmencita

Hola amigos.
En esta oportunidad les acerco la historia del chamamé "A Carmencita", de Adolfo Cipriano "Fito" Ledesma (1935-2005) quien lo compusiera en el año 1967. El texto fue extraído del libro "Fito Ledesma, el capo del chamamé, y sus cantores", del profesor Roberto Gutiérrez Miño.
Hasta la próxima.
Pablo


Carmen Esquivel, la esposa de Fito Ledesma, fue hija de Sebastiana Esquivel y del músico Dámaso del Valle, y nació en Corrientes el 27 de septiembre de 1945. Contrajo matrimonio con Fito Ledesma el 3 de febrero de 1961 en la iglesia Santa Rita de General Pacheco, en el Gran Buenos Aires. Falleció el 28 de septiembre de 2010.

El chamamé "A Carmencita" se lo dedicó Fito Ledesma a su esposa Carmen Esquivel, y como era un gran admirador de Tránsito Cocomarola, ello posibilitó que llegara a grabar su tema don Tránsito Cocomarola y su conjunto, haciendo dúo de acordeones con Roque Librado González y sin la intervención del bandoneón de su director.

Sucedió que en el año 1967, Fito Ledesma se encontró con Tránsito Cocomarola en la casa que regenteaban el cordobés Orsilio Delis Quero, más conocido como "El Gaucho Quero", y Martín Caraballo, en la calle Chile 1035 de la Capital Federal, en la que alquilaban habitaciones donde se albergaban los provincianos que llegaban desde el interior a la ciudad de Buenos Aires. Y entre ellos, residían muchos músicos chamameceros.

Allí fue donde se encontraron Fito Ledesma y Tránsito Cocomarola y se hicieron amigos. Y si bien Fito Ledesma era un gran admirador de Cocomarola, también a Cocomarola le gustaba cómo ejecutaba el acordeón Fito Ledesma. Entonces, en esa tarde del año 1967 Cocomarola le pregunta a Fito si tenía algún tema para grabar en el marco de su conjunto. Fito tenía un tema, y le preguntó a Roque Librado González, que estaba allí presente, si quería ensayarla con él, lo cual tuvo respuesta afirmativa por parte del acordeonista del conjunto. Allí nomás comenzaron a ensayar, y  pocos días después (el 26 de abril de 1967) realizaron la grabación a dúo de acordeones en el marco del conjunto de Tránsito Cocomarola (álbum "Postal correntina" del sello Philips).

Posteriormente, el chamamé "A Carmencita" fue llevado al disco por Fito Ledesma y su conjunto en el año 1982 para el sello Magenta (conjunto integrado por Fito Ledesma en acordeón, Antonio Aguilera en 1ra. voz y guitarra, y Juan Torres en 2da. voz y guitarra).


Texto extraído de:

Gutiérrez Miglio, R. 2012. Fito Ledesma "El capo del chamamé" y sus cantores. Ediciones El Reino Guaraní, Buenos Aires. 224 p.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Historiando cantares - Malvita

Hola a todos.
En esta oportunidad les dejo la historia de la célebre polca paraguaya "Malvita", obra del gran músico Herminio Giménez (1905-1991). Para conocer más sobre la vida y obra de Herminio Giménez, recomiendo visitar el portal de la Fundación "Memoria del Chamamé".
Hasta la próxima.
Pablo

Herminio Giménez
Fuente: sitio Wikipedia

Herminio Giménez nació el 20 de febrero de 1905 en la localidad de General Bernardino Caballero, departamento Paraguarí, República del Paraguay. Fue bandoneonista, violinista, director de orquesta, autor y compositor. Se inició en la música desde muy niño y a los 10 años ya formaba parte de la banda de la Policía de Paraguarí, donde ejecutaba el bombardino (instrumento de viento-metal). Una vez radicado en Asunción, comenzó estudios de violín con su tío Remberto Giménez, integrándose a la banda de la Policía de la Capital.

En el año 1920, Herminio Giménez formó su propio conjunto con el que comenzó a presentarse en la Argentina. En esta etapa tiene un fugaz paso por Corrientes donde aprende a ejecutar el bandoneón.

En el año 1927 graba un disco que se convertiría en hito de la música del Paraguay, ya que se trata de la primer grabación paraguaya “a dúo”, registrada por Giménez junto a Justo Pucheta Ortega. En la orquesta del Maestro Atilio Valentino contratada para la grabación, revistaba un joven bandoneonista porteño, Aníbal Troilo. 

Al estallar la Guerra del Chaco (entre Paraguay y Bolivia) en el año 1932, se enlista en el Regimiento de Infantería N° 18, hasta que en el año siguiente se encontró con el mariscal José Félix Estigarribia y lo alejó de las tareas de combate designándolo director de música del Ejército de Campaña. Fue entonces cuando compone una polca instrumental que denominó "Mosquetón bolí". Los mosquetones eran unos fusiles que usaban los soldados bolivianos, que eran más cortos y más livianos que los comunes. 

Fuente: sitio Portal Guaraní

Después de finalizada la Guerra del Chaco y al estallar la revolución del año 1936, se exilia en Argentina. Primeramente en la ciudad de Corrientes y luego en Buenos Aires donde forma su “Típica de Tango” integrada (entre otros) por Orlando Goñi, Alfredo Gobbi y Aníbal Troilo. 

En Buenos Aires se hospedaba en la pensión de doña Cora, ubicada en Avenida de Mayo. Doña Cora, amablemente acostumbraba prepararle a Herminio Giménez, té con hojas de malva el cual le servía para curarse de sus trastornos estomacales, ya que la malva, entre otras propiedades, actúa como un regularizador digestivo. Así, doña Cora acostumbraba a traerle regularmente su "malvita" como ella le decía. Fue entonces, que en esos momentos iniciales de su exilio, y ante la buena y desinteresada atención de doña Cora, Herminio Giménez le cambió el nombre a su polca "Mosquetón bolí" rebautizándola como "Malvita".

Y a partir de las distintas grabaciones de su polca "Malvita", entre ellas las del propio Herminio Giménez, la misma se convirtió en uno de los mayores sucesos de la música guaraní, interpretada permanentemente por los conjuntos tanto paraguayos como chamameceros.

Herminio Giménez falleció el 5 de junio de 1991 en Asunción.


Diversos músicos grabaron "Malvita", entre ellos Samuel Aguayo y su conjunto, el "Cuarteto Santa Ana" dirigido por Ernesto Montiel, Blas Martínez Riera y su conjunto, Damasio Esquivel y su conjunto, "Los Reyes del Chamamé", Avelino Flores y su conjunto, Los Hermanos Cardozo, Emiliano Cardozo y su conjunto, Luis Angel Monzón (Luis Angel Barchuk), Rubén Miño con Los Hermanos Vallejos, entre otros.

Fuentes:

-Fundación "Memoria del Chamamé". Sitio web http://www.fundacionmemoriadelchamame.com/herminio-gimenez
-Rodríguez Miglio, R. 2012. Manuel Zbinden, acordeonista del chamamé, y sus cantores. Ediciones El Reino Guaraní, Buenos Aires. 111 p.

sábado, 11 de julio de 2015

Historiando cantares - Nda rekói la culpa (No tengo la culpa)

Hola a todos.
Retomando esta sección que dí en llamar "Historiando Cantares", les dejo la historia de la vieja y famosa polca paraguaya de autor anónimo "Nda rekoi la culpa" ("Yo no tengo la culpa"). Fue grabada por Samuel Aguayo (1909-1993) en dos oportunidades (años 1932 y 1954). Asimismo, muchos conjuntos chamameceros del Litoral argentino la han incluído en su repertorio. Al final, les dejo la letra y un video en donde se escucha una grabación en vivo de Samuel Aguayo y su orquesta en Radio "El Mundo" de Buenos Aires del año 1955, interpretando "Nda rekoi la culpa". 
Será hasta la próxima.
Pablo


Samuel Aguayo y su orquesta ante los micrófonos de LS8 Radio Stentor. Se observa a Gumersindo Ayala Aquino en guitarra y a Valentín Escobar en clarinete. Año 1936.

Samuel Aguayo grabó la polca "Nda rekoi la culpa", en castellano "No tengo la culpa", en dos oportunidades: el 13 de abril de 1942 con acompañamiento de arpa y guitarras, y el 25 de enero de 1954 con su gran orquesta paraguaya. Se trata de una vieja polca de autor anónimo, a la cual Samuel Aguayo, en su segundo registro, le efectuó los arreglos correspondientes.

En el año 1914, Diosnel Chase tocaba de oído en el piano la melodía de la que ya en ese entonces era una vieja polca paraguaya, "Nda rekoi la culpa".

Ya muchos años antes de que Samuel Aguayo la llevara al disco, había sido grabada el 11 de octubre de 1927 por P. Miramonte en sólo de violín con acompañamiento de piano para el sello Odeón, designada como "Darecoy la culpa", figurando el nombre de Giménez como autor de la obra.

El 16 de septiembre de 1930, la orquesta típica de Juan Maglio "Pacho", que, aunque era una orquesta de tangos, paralelamente tenía su orquesta típica paraguaya, y con ella grababa polcas, grabó "Nda rekoi" en este caso figurando como autor de la misma J. Soto.

Poco tiempo después, el 25 de junio de 1932, a las 21:30 h, en el teatro Odeón de Buenos Aires, de la calle Esmeralda 367, se estrenó la comedia lírica en tres actos y once cuadros "Madama Lynch" con dirección artística y escenificación de Enrique T. Susini, texto de Enrique García Velloso y Agustín Remon, y música de Carlos López Buchardo. Los directores de la orquesta eran Nelly Quel, Tilly Wiederkehr, Ina Peyró, Dora Martínez, Norma Castillo, Francisco Donadío, Miguel Gómez Bao, Gustavo Cavero y Eladio Martínez, entre otros.

De los tres actos de la comedia, el primero se desarrollaba en Francia, y los cuadros eran "Una cacería en Fontainebleau", "Mate en dos jugadas" y "El salón de Elisa Lynch", el segundo acto se desarrollaba en Buenos Aires y los cuadros eran "Una merienda en San Isidro", "Misa de diez" y "La marcha del tala", y el tercer acto se desarrollaba en Buenos Aires y en Paraguay y los cuadros eran "Malas noticias", "En la Asunción", "Luz en las tinieblas" y "La partida".

En el último acto de la comedia, el dúo Martínez-Cardozo, integrado por Eladio Martínez y Mauricio Cardozo Ocampo, interpretaba la polca "Nda rekoi la culpa". Las restantes composiciones musicales de la comedia eran el vals "Oh, dulce París!", la "Canción del adiós" y las guaranias "Mi amor guaraní", "Elisa Lynch", "Noches blancas", "Todo lo perdí" y "Mi retorno", todas ellas con letra y música de Mauricio Cardozo Ocampo, excepto la guarania "Elisa Lynch" que tiene letra de E. González Alsina.



Elisa Alicia Lynch ("Madame Lynch"). Fuente: Wikipedia.

La comedia se refería a Elisa Alicia Lynch, o "Madame Lynch", compañera del mariscal Francisco Solano López, nacida en Cork, Irlanda, el 3 de junio de 1835. Ella ya estaba separada de su marido y residía en París cuando conoció al general Francisco Solano López que era ministro de Guerra del Paraguay, y estaba en misión oficial en Francia. Cuando finalizó la gira oficial ambos se establecieron en Asunción, y de su unión nació Panchito López. Francisco Solano López murió, lo mismo que su hijo Panchito, de 14 años de edad, en la batalla de Cerro Corá, el 1 de marzo de 1870, en tanto Elisa Lynch murió en París en el año 1886.


Francisco Solano López (1827-1870), segundo presidente constitucional de la República del Paraguay (1862-1870). Fuente: Wikipedia.

De todas las grabaciones de la polca "Nda rekoi la culpa", la realizada por Samuel Aguayo el 25 de enero de 1954, es la que ha trascendido en el tiempo.

NDA REKÓI LA CULPA (polca)

No me mires palomita, tu mirada es seductora,
por qué me martirizas palomita encantadora.
El día que tú me quieras no cantaré como ahora,
cantaré con alegría palomita encantadora.

Palomita blanca, che pete, pete,
nda rekói la culpa, rohayhu jepe.
Palomita blanca, che pete, pete,
nda rekói la culpa, rohayhu jepe.

Palomita de mis sueños, palomita encantadora,
sin tu amor será mi vida soledad aterradora.
Porque me miren tus ojos he de dar cuanto tú quieras,
y por un besito tuyo te daré mi vida entera.

Nda rekói la culpa: no tengo la culpa.
Che pete: te palmeo.
Rohayhu jepe: si te amé.


Fuentes consultadas:

-Gutiérrez Miglio, R. 2008. Samuel Aguayo, el rey de la canción guaraní. Ediciones El Reino Guaraní, Buenos Aires. 96 p.
-Krivoshein de Canese, N. y F. Acosta Alcaraz, 2011. Diccionario Guaraní-Español, Español-Guaraní. Colección Ñemetŷ. Ediciones y Arte, Asunción, Paraguay. 294 p.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...