miércoles, 8 de agosto de 2018

Historiando cantares - La dama misteriosa

LA DAMA MISTERIOSA

Prof. Roberto Gutiérrez Miglio

Hay una leyenda, que con diferentes características y matices, cuenta las apariciones de la dama vestida de blanco, las cuales tienen lugar en distintos lugares, que pueden ser tanto en puntos fijos de ciudades, como en el campo, o en los caminos, o en otros lugares y en diferentes circunstancias.

Se trata de una mujer vestida de blanco, en muchos casos con ropa de gala, y en otros casos con una especie de camisón, que a veces deslumbra, que a veces aparece con singular belleza, y a veces ni siquiera se conoce su cara. Pero su característica principal e invariable es que aparece y desaparece misteriosamente. Se considera que la dama vestida de blanco es un alma en pena.

Puede suceder que la dama vestida de blanco, en alguna parada suba a un colectivo de noche, que generalmente lleva muy pocos pasajeros, y luego de viajar un rato sentada en un asiento del fondo, desaparezca misteriosamente del colectivo, sin que el chofer sepa cómo y cuándo se bajó.

También puede suceder que en algún camino de campo, la dama vestida de blanco, le solicite a algún jinete que la lleve junto a él en las ancas de su caballo, a lo cual éste acceda, y después de algún trecho, descubra que su ocasional acompañante ha desaparecido sin enterarse de cómo ni cuándo lo ha hecho.

En las cercanías de los cementerios, la dama vestida de blanco también suele aparecer y desaparecer misteriosamente.

En tal sentido, puede aparecer en el Cementerio de Lomas de Zamora, en la zona sur del Gran Buenos Aires, donde el espectro de una mujer vestida de blanco es observada con frecuencia por los colectiveros de las líneas que por allí circulan, y que hacen su recorrido de noche, cuando toman la avenida Martín Rodríguez, donde se encuentra la entrada principal del cementerio.

También en el Cementerio Israelita de Ciudadela, en la zona oeste del Gran Buenos Aires, se la ha visto merodear, sobre la avenida Marcelo T. de Alvear, de noche, y flotando en forma de nube blanca perfilándose claramente sus rasgos de mujer.

La más notoria dama vestida de blanco, de cabellos rubios en este caso, hace sus apariciones en la esquina de las calles Vicente López y Azcuénaga, en los fondos del Cementerio de la Recoleta, en la ciudad de Buenos Aires, y allí seduce a los hombres que transitan por el lugar.

Conocido es el caso, que hasta fue llevado al cine, y que con ligeras variantes en distintas ciudades, cuenta la historia de una muchacho que en un baile conoce a una hermosa muchacha vestida de blanco con quien baila durante toda la noche y de la cual se enamora. Al finalizar el baile el joven se ofrece para acompañarla hasta su casa a lo que ella accede, y le presta su abrigo para que se proteja del frío. La deja en su casa y al día siguiente vuelve para verla nuevamente y lo atienden los padres de ella comunicándole, para su asombro, que su hija ha muerto hace un par de años. El joven no entra en razones, motivo por el cual los padres se ofrecen para acompañarlo hasta el cementerio para que vea la tumba de su hija  y se convenza de lo que le están diciendo. Al llegar a la tumba descubren con asombro que sobre la lápida está el abrigo que la noche anterior el joven enamorado le había prestado a la muchacha para que se abrigara a la salida del baile.

Sucesos similares, con diferentes variantes y distintos finales, cuentan algunos chamamés, que llevan letra de Jorge Codutti.

Uno de ellos, es el chamamé "La rubia desconocida", con música de Rogelio González, grabado por el conjunto "San Fernando" en el año 1994, el cual relata que en un baile que tuvo lugar el día de la Cruz en la pista de Aparicio, en el paraje "El Curundú", en pleno monte chaqueño, donde hay apariciones y sucesos desconocidos, un joven bailó con una muchacha, que había fallecido siete años atrás, y nunca más se la pudo ver. Y también, en este caso, son los padres los encargados de darle la asombrosa noticia al joven de que su hija estaba muerta desde hacía tiempo. La reflexión final de la obra es que su compañera de baile pudo haber sido el mismo Diablo transformado en mujer.

Otro de los chamamés con letra de Jorge Codutti, es "La dama misteriosa", con música de Emiliano Cardozo, el que también relata un baile realizado en este caso en un obraje con motivo de la fiesta patronal, al cual llega la dama misteriosa. Después de bailar toda la noche la mujer se retira con un joven hacia el monte, regresando luego este último al baile y contando que la mujer de convirtió en un ser espeluznante. Y en el lugar, entonces, en las noches tormentosas, se registra la aparición de la dama vestida de blanco, la cual deambula en la oscuridad de la selva.

Cuando compusieron este chamamé, Emiliano Cardozo y Jorge Codutti, estaban en la duda acerca de si grabarlo o no, porque pensaban que parecía una música de terror. No obstante probaron a ver qué pasaba, y el tema se convirtió inmediatamente en un éxito.

El chamamé "La dama misteriosa" fue grabado por "Los Hermanos Cardozo" en dos oportunidades, con el acordeonista Manuel Zbinden. La primera de ellas en el año 1983 cantando Gabriel y Emiliano Cardozo (1), y la segunda en el año 1989 cantando Mario Sandoval y Emiliano Cardozo (2).

(1) "LOS HERMANOS CARDOZO". Álbum "La vuelta de los Cardozo". LP Sello Philips N° 812744-1; N° 22005. Año 1983. Integrantes: Juan H. Benítez (bandoneón), Manuel Zbinden (acordeón), Gabriel Cardozo (1ra. voz y guitarra), Emiliano Cardozo (2da. voz y guitarra) y Porfirio Cardozo (guitarra rítmica).

(2) "LOS HERMANOS CARDOZO" (dir. Emiliano Cardozo). Álbum "Para bailar más chamamé" "Super enganchado". LP Sello Philips N° 838334-1; N° 24364. Año 1989. Integrantes: Ramón Peralta (bandoneón), Manuel Zbinden (acordeón), Juan Modesto Cardozo (acordeón), Mario Sandoval (1ra. voz y guitarra), Emiliano Cardozo (2da. voz y guitarra), Hermes Solís (guitarra), Lucas Falcón (guitarra), Marcial Moyano (guitarra), Roberto Rivero (guitarra) y Miguel Ángel Cardozo (bajo).

LA DAMA MISTERIOSA (chamamé)

Letra: Jorge Codutti
Música: Emiliano Cardozo

Cantado

Fue una fiesta patronal y hubo baile en el obraje,
en un lujoso carruaje una moza allí llegó,
con su larga cabellera, y de escultural figura,
cimbreando la cintura, en el baile se metió.

Entre la gente del pago ninguno la conocía,
y su nombre ella decía "soy Delfina Solís".
Con sonrisa y con donaire sin descanso ella bailaba,
y ya muy de madrugada de todos se despidió.

Recitado

Pero un mozo lugareño fue por ella elegido,
con rumbo desconocido el varón la acompañó.
En sus brazos estrechó a la dama misteriosa
y en la noche silenciosa monte adentro la llevó.

Cantado

Pero luego regresó derrotado y afligido,
y contó lo sucedido que a todos estremeció,
dijo que se transformó en un ser espeluznante
de pelaje tan brillante y mirada muy feroz.

Y comentan los paisanos que en las noches tormentosas
una mujer muy hermosa aparece en el lugar,
luciendo vestido blanco, deambulando por la selva
y se pierde en las tinieblas de la negra oscuridad.

Fuente:
Gutiérrez Miglio, R. 2012. Manuel Zbinden "acordeonista del chamamé" y sus cantores. Ediciones El Reino Guaraní, Buenos Aires. 111 p.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario