lunes, 24 de septiembre de 2007

Difusores de chamamé...

Uno vive en mi querido y anhelado Entre Ríos, más precisamente en Concepción del Uruguay y su apellido coincide con un pueblo ubicado en esa provincia. Se trata de don Pedro Larroque. Buen acordeonista el hombre también.
El otro, en la fría y lejana Patagonia y lleva el chamamé en la sangre como buen correntino que es. Daniel Nazar se llama y vive en Comodoro Rivadavia, en la provincia de Chubut.
No conozco personalmente a ninguno de ellos. Sin embargo, con solo leer lo que escriben cuando por las noches nos conectamos, me doy cuenta que son buena gente y que cada uno es como un libro abierto...cómo desearía sentarme al lado de ellos, mate de por medio, para escuchar durante horas y horas las historias de los grandes músicos chamameceros.
A veces, cuando estamos en comunicación simultánea los tres, me siento descolgado. No me queda otra que poner a descansar mis dedos y leer lo que intercambian entre ellos...Es una maravilla lo que saben. El haber nacido en el 70 no me ha permitido conocer lo suficiente de los viejos chamameceros que se fueron y de aquellos conjuntos que ya no están pero que sin embargo quedaron sus testimonios en los recordados discos de vinilo.
No les pregunto cuáles son sus profesiones. No me interesa. Sólo sé que aman lo que hacen y quizás dejan parte de su tiempo para estar preparando las programaciones diarias o gastan de sus bolsillos para comprar materiales sin esperar por recibir nada a cambio...
Paisanos...Uds. también son parte de esta querida música. No bajen los brazos. Los chamameceros los necesitan. Ellos no se sentirían realizados sin el trabajo de Uds.
Vaya este humilde reconocimiento.
Un abrazo a la distancia y viva el chamamé...!
Hasta la próxima...

domingo, 23 de septiembre de 2007

Tarragó Ros...el "Rey del Chamamé"

Amigos...quiero compartir con Uds. estas fotografías del gran Maestro. Son discos que aún conservo como reliquias y que mi padre los comprara hacia 1977 cuando yo sólo contaba con 7 años y aún estaba lejos de poder comprender, apreciar y querer el chamamé...También algo de su biografía como para que sepan quién fue y qué hizo por esta música. Un saludo y hasta la próxima.

Del álbum "El Gigante del Chamamé" (1977, EMI-ODEON). Sería la última producción discográfica del Maestro.

Hijo natural de Antonio Francisco Amado Ros y Florinda Reina, el 19 de junio de 1923 nació en Curuzú Cuatiá, provincia de Corrientes, Tarragó Ros, ese era su verdadero nombre y apellido; su único hermano: Antonio “Tunet” Ros (1918); sus abuelos paternos eran Francisco Ros Aguilera y Rosa Tarragó Miró y eran oriundos de Cataluña (España). Su infancia transcurrió en torno a la barraca de cueros que poseía su familia. Allí conoció a peones, mariscadores, gauchos y también músicos. Desde muy niño su inclinación por la música lo lleva a ejecutar una armónica y el piano, para luego de unos años adquirir un acordeón de dos hileras (verdulera). Lo propio hacia con la batería y el acordeón a piano. Sus primeras actuaciones, a los 17 años de edad, las realizó en “Radio Salto”, República Oriental del Uruguay, con un pequeño conjunto de música nativa. El 15 de julio del año 1943, apareció la primera edición del quincenario “Brisas Correntinas”, editada y dirigida por él mismo. Ese mismo año 1943, viaja por primera vez a Buenos Aires, cumpliendo el sueño de provinciano que cultiva el arte. Es contratado por don Pedro Mendoza (de Bella Vista, Corrientes) para varias actuaciones en los salones de baile de música correntina de los que era propietario. Actuó también con Mario Millán Medina, Isaco Abitbol, Ernesto Montiel, Luis Acosta, entre otros. En 1944 regresa a Corrientes y al frente de su conjunto “Melodías Guaraníes”, cuya dirección compartió con el celebrado acordeonista Oreste Hernández, realizó numerosas actuaciones en el Litoral y Brasil, además de presentarse en “Radio Callao”, “La Voz del Aire” y “Radio Prieto”. Luego se incorporó por poco tiempo al conjunto del goyano Mauricio Valenzuela. Posteriormente, ejecutó su acordeón en el conjunto de Emilio Chamorro denominado “Los hijos de Corrientes”. En esos años Pedro Sánchez lo invitó a grabar con su “Trío Taragüi”, siendo ésta su primera grabación discográfica. En 1947, de su fugaz unión con Elia Crispina Molina, nace su único hijo, Antonio Tarragó Ros.

Ese mismo año 1947, decide independizarse profesionalmente y se radica definitivamente en la ciudad de Rosario y fue allí donde conforma su primer conjunto en el año 1949. Al principio forma tríos y luego cuartetos y sextetos. Pero la fama vendría luego de la grabación que realiza como trío en el año 1954 y que bate todos los records de venta en esa época; en esa oportunidad registró “El toro”, chamamé de Alberto Dionisio “Cambá” Castillo y “Don Gualberto”, chamamé que le pertenece y que fuera dedicado a su entrañable amigo y compadre, el acordeonista curuzucuateño Gualberto Panozzo. Desde ese momento, sus éxitos discográficos no cesan; por las ventas millonarias de sus placas en el mercado discográfico argentino, se hizo merecedor de tres discos de oro, uno de platino y el “Templo de Oro”, que otorga Odeón a los artistas más populares en venta. Acompañaron a Tarragó Ros en su primera época: Felipe Lugo Fernández, Carlos Olmedo, Atilio Taboada, Rómulo Velásquez, Antonio Nicolás Niz, Justo Pastor Borda, Gregorio de la Vega, Serafín Altamirano y la cancionista Adriana Selva. Luego se agregó otro acordeón al conjunto, el de Andrés Cañete. También participaron glositas: Gorgonio Benítez, Oscar Albornoz y el último, Edgar Emilio Estigarribia.

Radicado en Rosario durante muchos años, Tarragó Ros realiza giras y actuaciones por todo el país, presentándose en emisoras de radios, canales de televisión y continúa grabando constantemente. Tarragó Ros tenía su propio salón de baile en Rosario, el “Humberto Primo” y también se dedicaba a la actividad gremial en la seccional de Rosario de la “Unión Argentina de Variedades”. El 772, al que dedicara un chamamé, era el Siam Di Tella que manejaba don Pepito y que en esos años conducía al conjunto en permanentes giras por los pueblos y ciudades del litoral. Compuso algo más de doscientos temas y aún en pleno éxito, “El Rey del Chamamé” o “El Gigante del Chamamé”, como se lo llamaba, aquejado de una dolencia, el asma había comenzado a cercarlo. Cuando sintió el primer y último aviso de su corazón, se levantó tranquilo, se afeitó, se vistió con su cuidada elegancia habitual y salió para internarse en el Sanatorio Corrientes de la ciudad de Rosario. A las 14 horas del sábado 15 abril de 1978, dejó de existir, víctima de un paro cardíaco, próximo a cumplir sus 55 años de edad.

Tal fueron sus deseos, que sus restos fueran trasladados a su pueblo natal, velados en el “Club Social y Recreativo Curuzú” por donde desfilaron para dar su ultimo adiós al “Gran Maestro”. Todos los curuzucuateños lo acompañaron hasta su última morada, al son de ritmos de chamamé y hoy descansa en un mausoleo del cementerio de Curuzú Cuatiá, junto a sus amigos Edgar Estigarribia, Gualberto Panozzo y Eladio “Galleta” Romero.

Tarragó Ros, apodado por sus amigos “Tirantillo”, fue sin lugar a dudas un pionero del Chamamé, mas allá de su desaparición física, su trayectoria artística así lo demuestra. Creador de un estilo nuevo, inconfundible y auténtico.

Extraído de www.curuzucuatiaaldia.com.ar

El Maestro en un ensayo con su conjunto. De izquierda a derecha: Miguel Fernández (contrabajo), Julio Gutiérrez (guitarra y voz), Tarragó Ros (acordeón y dirección), Oscar Ríos (guitarra y voz) y Andrés Cañete (2do. acordeón). Tapa del álbum "Jineteando Recuerdos" (compilación, años 1955/60/62/63/67/69/70/73. EMI-ODEON).

Al fin la lluvia...

Domingo 23 de septiembre. Es casi mediodía y acá en el Jardín de la República finalmente llega la lluvia tan esperada. Luego de casi dos meses, el verde de la primavera vuelve a relucir. Esto me trae a la memoria una canción que la aprendí hacia 1986 de un casette que papá compró de Antonio Tarragó Ros en donde cantan Rodolfo Regúnaga y Angel Dávila, y el maestro Isaco Abitbol acompaña con su bandoneón. Me parece un momento más que oportuno para compartir la letra con todos Uds. Hasta la próxima...


CUANDO CALLA LA LLUVIA

(chamamé)


Cuando calla la lluvia
su murmullo en los techos
se renueva el aroma
del jazmín en el patio.


Cuando calla la lluvia
que bendice la siembra
enmudece el arroyo
que a los sauces cantaba.

Estribillo


Tengo en el alma un recuerdo azul
que con la lluvia reverdeció.
Huele a chipá, pororó y carbón
mi tiempo aquel, barco de papel…


Cuando calla la lluvia
ronronea el recuerdo
al rescoldo de un sueño
de almidón y de abuela.


Cuando calla la lluvia,
pies descalzos mi canto,
chapalea los charcos
y arremanga el olvido.


Letra y música: Antonio Tarragó Ros


Chipá: torta de harina de maíz o de mandioca y queso. Muy común en la región Litoral.
Pororó: palomitas de maíz (granos de este cereal reventados por acción del calor).
Rescoldo: brasa resguardada por las cenizas.


Gracias Antonio por ésta y otras obras maravillosas...

sábado, 22 de septiembre de 2007

Les presento a mi tierra...

Mi Mesopotamia...Mi verde Nordeste:
sos raíz vertiente de mi inspiración...
si escarbo tu tierra... si me hundo en tus ríos...
si pulso el latido de tu población...
si ando tus caminos... si hablo con tu gente...
me siento pariente... ¡me siento Región!

Soy Cataratas...

Soy Moconá...

Puente San Roque...

Yacyretá...

Siete Corrientes...

Cruz de urunday...

Puente Belgrano...

Viejo Yberá...


Soy Río Corrientes...

Soy Miriñay...

Soy piedra mora...

Soy arrozal...

Capí-í horqueta

y espinillar...

Cruz Gil piadosa...

Soy ñandubay...


Raíces tengo,

soy mandiocal...

Amo la vida,

yo soy maizal..

Me doy del todo,

yo soy yerbal...

Me sobra un vicio

soy tabacal...

La Ítatí Madre

me hace capaz

de ser hermano

y universal...

Yapeyú Padre

me dio y me da

como bandera

la Libertad...


Hijo de tigre, creí en la paz...

Fui granadero, soy Libertad...

Fui peón y hachero en La Forestal...

Fui malvinero, soy dignidad...

Creo en el hombre-comunidad...

Busco mi patria, tierra-sin-mal...

Mi documento de identidad

lo llevo adentro, ¡ soy sapukay !


Tigre del río,

soy Paraná

Canoa isleña, soy saucedal...

Negra cachuera,

manso Uruguay...

soy Salto Grande...

soy El Palmar...


Soy tierra arada,

flor de azahar...

Soy miel del monte,

soy sandial...

Lázaro blanco,

soy servicial...

Chamamé adentro,

soy Federal.


Raíces tengo,

soy mandiocal...

Amo la vida,

yo soy maizal..

Me doy del todo,

yo soy yerbal...

Me sobra un vicio

soy tabacal...


La Itatí Madre

me hace capaz

de ser hermano

y universal...

Yapeyú Padre

me dio y me da

como bandera

la Libertad...


Padre Julián Zini

La historia de mi guitarra

Corría diciembre de 1984. Con 14 años yo estaba cursando el 2do. año del bachillerato agrotécnico en la Escuela Normal Rural "Juan Bautista Alberdi".
Había comenzado bastante bien el año pero hacia el tercer trimestre necesitaba que en la libreta figurara un 10 en matemática. Resulta que en el primer trimestre había sacado un 7 y en el segundo bajé a un 4!!!. No me quedaba otra alternativa. Nunca me había llevado una materia a diciembre...Necesitaba entonces un 10 para que matemáticamente (vaya paradoja...) los números cerraran...
Un día don Pablo viene y se me acerca. Me hace la siguiente propuesta:
- Si me sacás esa materia, yo te regalo una guitarra...
- ¿Una guitarra?. ¿Para mí? (actitud de asombro).
- Sí, una guitarra criolla.
Yo ya había demostrado tener ciertas condiciones para el canto. En la primaria le entonaba bastante bien. Formaba parte del coro escolar y siempre estaba en los actos.
Además tenía un cuaderno de unas 28 hojas con algunos temas de Los Hermanos Cuestas que había escuchado de un casette y que había copiado las letras. Cantaba a la par de ellos y me daba cuenta que no desafinaba.
De ahí en más, me quedé varias noches hasta tarde tratando de estudiar como sea...
Algo de álgebra y geometría tenía ese examen...Y bueno...fue así nomás. Logré sacarme ese 10 tan ansiado.
Aún recuerdo ir caminando por la peatonal de Paraná con mi papá ese caluroso día de comienzos de diciembre de 1984. Entramos a "Casa Breyer".
-Ando buscando una guitarra para mi chico...¿Qué me recomienda?.
-Mire...para empezar llevan ésta...modelo A1..marca "Antigua Casa Núñez".
-La llevo...
Y ahí iban don Pablo y su hijo saliendo con la guitarra envuelta en una bolsa de plástico hacia la casa. Yo con una sonrisa de oreja a oreja y mi padre sentenciando a cada rato:
-Bueno, mocito...ahí tiene...a ver si el año que viene pone las barbas en remojo..
-Sí, papá...te prometo que estudiaré...
Terminé la secundaria sin haberme llevado una sola materia a marzo.
Ahora el tema era cómo iba a aprender pues nunca había tenido una guitarra en mis manos.
Al lado del tanque del agua de Oro Verde, había un muchacho llamado Oscar Maín que era entendido en la materia. Su hermano Pedro (Pedrito, gran amigo...) había cursado conmigo la primaria y la secundaria. Mi padre hizo el contacto y caí una tarde de mucho calor.
Típica casa grande. Patio con una gran parra a modo de sombra.
-Tomá..copiate esta zamba...
Era "Luna tucumana" del gran Atahualpa Yupanqui..
Y de ahí nomás comencé a rasguear aquellas cuerdas. Al final de la breve clase de unas 2 horas, ya podía hacer el pasaje de La menor a Mi mayor.
Llegué a casa y seguí la práctica.
En la clase siguiente cantaba la zamba completa. Los vecinos (Don Pancho Milocco, Don Luis Gianotti, Doña Nidia de Ortellao...) se preguntaban quién era el que cantaba...
-Ah...pero si es el hijo mayor de María Rosa y Pablo...
-Bastante bien canta..che..
-Mirá vos...
De ahí en más el "profe" me enseñó el ritmo de vals con "La Vestido Celeste" (de Pedro De Ciervi). Luego fue el turno del chamamé...Pero en este caso, yo fui el que le llevó el tema. Ya había escuchado de un disco de vinilo (1975) el tema "Has de volver" (de Pirca Rojas y Julio Luján) interpretado por el grande Mario Millán Medina.
Yo mismo le puse los tonos. Llevaba solo Mi menor y dominante de Mi (o Si 7 como también se lo conoce).
Me dí maña para escuchar otros temas y así vinieron "El conseguidor" y "El prisionero" cantados por M.M. Medina.
Febrero de 1985. Se corre la noticia de que va a ver una peña en el salón de la capilla (Capilla Nuestra Señora del Rosario de Pompeya).
-¿No te querés presentar Pali..?
-A la peña papá..??
-Sí..si ya sabés bastante..
-Mmm, y bueno...
Mi padre le pregunta a Oscar qué es lo que le parecía.
-Y si le gusta...que se presente nomás...
Llega el gran día.
-Con ustedes....¡Pali Velazquez!
-(silencio del público...) (algunos aplausos débiles...).
Arranco con "El conseguidor"...
Trato de concentrarme en la letra, ya que los nervios eran tremendos...Escucho de fondo algunos gritos (sapukai) de la barra del fondo (donde estaba la cantina...).
Creo que sigo con "Mi ponchillo colorado" (otro de M.M. Medina). Los siguientes temas que canté no los recuerdos...
Descuelgo la guitarra del colgante y enfilo hacia la escalerita del escenario...
-Otra, otra, otra...!!!
Observo a mi padre (ancho ché...de orgulloso...).
Canto otro tema más...
Me bajo ovacionado por la multitud tratando de no errarle a los escalones...
Yo era alguien insignificante al lado de los demás que eran considerados artistas, con años de peñas y trasnochadas...
Han pasado ya 23 años y aún conservo mi querida guitarra marca "Antigua Casa Núñez" modelo A1.
Y así termina esta parte de la historia.

Me seco algunas lágrimas y llamo a mi esposa para que dé su opinión de lo que escribí.
Me cuesta leer en voz alta...Ella lo hace por mí. Me dice que está muy lindo.
Nunca antes lo había hecho así, surgido desde lo más profundo de mi corazón...

Espero que les haya gustado...
Hasta la próxima.

viernes, 21 de septiembre de 2007

Volver en guitarra - Roberto Galarza "El Zorzal Correntino"

Esta es una de las canciones que más llegan al corazón...Creo que es el mejor destino que le puede pasar a un árbol. Disfruten de la letra y de la música. Hasta cualquier momento...
Pablo


VOLVER EN GUITARRA
(chamamé)

Letra y música de Roberto Galarza, el "Zorzal Correntino".

Yo quise ser distinto a los demás,
dejar un mensaje a nuestra tradición,
cantar un pasado, pintar un presente
desear un feliz futuro,
en aras de una canción...

Cantado

Cuando me vaya para siempre de este mundo;
al alejarme de mis seres tan queridos.
Sólo un deseo al Dios supremo, yo le pido,
un imposible pero sé que es tan profundo.

Que se transforme en un árbol mi alma entera,
para que en días calurosos de verano,
bajo mi sombra descansen mis paisanos;
como una posta que me ocupe quien lo quiera.

Que los gurises con la ronda me cercaran,
y los que se aman cumpliendo una promesa,
dejen sus nombres cual recuerdo en mi corteza,
aunque me duela, con cuchillo me tallaran.

Y cuando troce mi madera un carpintero;
que en vez de muebles se dedique a hacer guitarras,
para estar junto a mis amigos en las farras
con acordeonas y un rasguear chamamecero…


Gracias Don Roberto por todo lo que nos has dado.
Que Dios te bendiga chamigo...



 

Algo de mí...

Vi la luz un frío 12 de junio de 1970 en la ciudad de Paraná, la capital de la provincia de Entre Ríos. Como primogénito era por supuesto, el más esperado...y bueno..."varón, dijo la partera"...y así fue. Viví durante 28 años en una localidad de unos 2500 habitantes llamada Oro Verde, distante a unos 10 km al sur de Paraná. Tuve una infancia feliz, común a la de los otros chicos del pueblo. ¡Qué linda esa etapa de la vida! El destino quiso que emigrara de mi provincia en el año 1999 para establecerme en Córdoba capital. Estuve ahí durante 3 años para parar finalmente en el Jardín de la República...en San Miguel de Tucumán...Es decir ya hace 8 años que salí de mi provincia. Para nada guardo rencor o bronca el haberme ido. Algunos (entre ellos ciertos políticos...) no me dieron la oportunidad de quedarme a trabajar en lo que más anhelaba. Pero por algo Dios quiso que me fuera.
Acá conseguí estabilidad laboral y creo que soy útil a la sociedad. Pienso que lo importante es llevar en alto el apellido que heredé de mi padre. Sentir correr en mis venas esa hermosa mezcla de español, mestizo, italiano y alemán que me aportaron mis antepasados y que hicieron en mí todo ésto que soy, así tal cual...Como verán soy algo nostálgico, siento mucho respeto hacia mis antepasados, la gente mayor y hacia mi querida Patria. Más adelante seguiré contando mi historia...
Un saludo.

A modo de bienvenida...

Hola. Estuve pensando si valía o nó la pena de crear este blog. Hasta hace un tiempo atrás lo veía como una pérdida de tiempo. Sin embargo, creo haber hallado el lado positivo de todo ésto y sacarle el máximo de provecho. Contaré algo de mi vida, de dónde vengo, de mi trabajo, de mis amigos y de mi aficción por la música. Un saludo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...